Buscar título en este blog

El amigo de Kafka. Manuel Moyano.

El amigo de Kafka da el título a este grupo de cuentos. Misterio, intriga, y sorpresa se unen a lo fantástico para dar forma a curiosas realidades que le pueden pasar a cualquiera que visite la pensión Malabo, que lo anestesien para una operación y no recuerde los improperios dichos durante el trance, que se haga pasar como impostor de Mark Twain o conozca a un jubilado escultor que resulte ser un exnazi escondido en Montevideo.
Por suerte para Moyano y para el lector bueno es que existan amigos como Max Brod quien optó por salvar el legado de Kafka del anonimato.

Los demonios del lugar. Ángel Olgoso

Los demonios de Olgoso habitan lugres insospechados y transportan a los seres humanos (y al lector) a vivencias singulares que van transformándose según avanza la lectura de cada relato. De esta forma lo que empieza por ser una visión de ramas, hojas y nubes a través de una claraboya resulta ser la habitación donde el visionario recibe la primera palada de tierra; la estampa idílica de una playa con sus palmeras y su mar turquesa vista desde un promontorio se convierte, cuando es agitado, en un paisaje encerrado en una de esas semiesferas de plástico donde flota la arena en suspensión hasta su descanso. Ya sea con unos zopilotes, unos palafitos o un gabinete de maravillas las posibilidades de dar rienda a los miedos íntimos, rituales malsanos, seres perversos y atmósferas fantasmagóricas no son incompatibles en este autor con una buena mezcla de prosa y poesía.

La realidad quebradiza. José María Merino.

¿Qué tendrá que ver la portada de un libro con su contenido? se pregunta uno muchas veces cuando lo tiene por primera vez en la mano. Y en muchas otras también lo hace cuando acaba de leerlo. En esta ocasión si no es dibujo del mismo autor ha de serlo de un artista que no solo se ha leído el libro sino que conoce los derroteros por donde viaja la fantasía del escritor. Prueba de ello es ese uso del tiempo, que tan bien maneja Merino, donde lo mágico y lo real se funden en una figura a mitad de camino entre un ser humano y una gárgola. La antología, para quien desee moverse en esa delgada línea de equilibrio, sustentada en la buena base de su prosa, ofrece un amplio número  de relatos que merece la pena, así como la de microcuentos seleccionados en el último capítulo, del que se extrae GENESIS, 3.  
Aquella mañana empezamos a ver las cosas más claras: la complejidad del universo, la evolución de los seres vivos, que sobre un punto de apoyo se podría levantar el planeta, que era la tierra la que giraba alrededor del sol y no al contrario y, sobre todo, intuimos que la existencia es un misterio indescifrable. No habían pasado ni dos horas cuando llegó el guardia con la carta de desahucio: el casero había conseguido echarnos a la calle. Nos vinimos a este lugar tan frío, tuvimos hijos. Del resto saben ustedes más que nosotros. El caso es que aquella mañana, en el desayuno, habíamos compartido una manzana.

Mi familia y otros animales. Gerald Durrell

Gerald Durrell combina en sus libros el retrato de gentes y lugares, la autobiografía y un insuperable sentido del humor. Mi familia y otros animales es sin duda su obra más conocida y celebrada. Primera parte de su divertida trilogía de Corfú.

El lado oscuro. Fran Schatzing

Kuwait, 1991. En plena guerra del Golfo, tres miembros de un grupo especial de la Legión Extranjera, ZERO, encuentran miles de diamantes (por un valor de trece millones de dólares) entre los restos de un convoy. Cuando aparecen aviones irakíes y abren fuego, uno de los legionarios cae gravemente herido. Otro quiere socorrer lo, pero el tercero le ordena subir al coche y se marchan abandonando a su compañero herido. Colonia, 1999. Un turco, Üskar, aparece muerto en su apartamento con señales de haber sido torturado por un profesional. La única pista de que dispone la policía es una foto que encuentran en la vivienda casi vacía de la víctima, en la que Üskar aparece en un desierto acompañado de otros dos hombres.

La mujer loca. Juan José Millás

Una joven que se siente amenazada por la lengua, ya que las palabras se le meten en la cabeza para pedirle favores más o menos extravagantes; una mujer que da cobijo en su casa a esta chica y que siendo víctima de una enfermedad terminal, espera tener una muerte digna; y por último, está el propio Millás, o mejor dicho, Millás y su doble, ya que son dos los que transitan por esta historia, donde tal y como nos contó el tercer Millás, el autor del libro, esta es una novela muy trabajada donde el recurso de utilizarse a sí mismo fue imprescindible para poder sacar este proyecto literario adelante.

Diario de un jubilado. Miguel Delibes.

Cada vez que El Abu y El Ayo se sientan a compartir una Menta-Poleo lo primero que hacen es colocar encima de la mesa sus respectivos móviles. En ellos guardan en formato fotográfico y en video sus más preciados tesoros.
A renglón seguido la conversación discurre entre el número de croquetas que son capaces de comer, la capacidad para discernir quién es la autora del potaje, cómo el otro día le tenían miedo al agua y ahora son capaces de nadar veinticinco metros, la facilidad con que te saltan del español al inglés, o bien, lo sibaritas que se vuelven que son capaces de distinguir entre el Apiretal de marca y el genérico. Llegados a este punto son capaces de escenificar cuándo les duele el oído, la garganta o la tripita, y también a ellos se les nota la misma cara de pucherito falta de unos mimitos.
A ambos, a El Abu y a El Ayo, quise regalarle el mismo día del Menta-Poleo un libro. Llegó primero El Perfeccionista en la cocina que ya entregué a El Ayo quien satisfecho habla del gusto con que comen sus preparaciones culinarias y también de cómo está disfrutando de su lectura. El martes llegó este Jubilado de Delibes, que espero también disfrute El Abu, con sus términos castizos que le traerán recuerdos de su niñez miróbriga. Lleno de anécdotas divertidas y a modo de diario el lector se deja llevar por las peripecias del personaje que sin darse cuenta acaba metido en algo más serio.
Mi condición de jubilado temporal (vacaciones) ha facilitado que en su lectura haya empleado algo más de tiempo que el que tarda El Abu en esbozar una sonrisa de satisfacción cuando, a renglón seguido, queriendo mostrar alguna de sus últimas peripecias, enciende su teléfono móvil y en pantalla aparece su hija con sus dos nietas. Esta misma condición facilita (al menos momentáneamente) por suerte o por desgracia, vaya usted a saber, el permitirme el lujo de hacer propia las frases de El Abu y El Ayo cuando me aconsejan: «Tú no seas bobito, tú no dejes de trabajar, que ya nosotros trabajamos lo nuestro, tú sigue ahí cotizando, que no sabes tú bien lo bueno que es para nosotros que tú cotices».

Lavadora de textos. Ramón Alemán.

Añadir leyenda
Primero fue el blog y luego el libro. Cansados los textos propuestos por Ramón Alemán de comprobar su descenso pantalla abajo optaron por el motín y decidieron asociarse en papel. Surge así este libro, de igual título que el blog, donde el autor, corrector de textos, recoge las dudas más comunes sobre el uso de la gramática. No solo las lava sino que las centrifuga hasta sacarle el jugo al uso de unas comillas, una “h”, un “guion” sin tilde o con ella.
            Pero mucho antes que el blog y que el libro fue Ramón. Y Ramón se hizo luz a base de consultar a la RAE, a la Fundéu, a Carreter, Sousa, Seco, Moliner y muchos otros. Y con esa luz ilumina los entresijos de la gramática con la que intentamos hacernos entender, lo cual no es nada fácil, sobre todo si quien decida hacerlo no pone tanto cariño y una buena dosis de humor como lo hace él.

Hacerse el muerto. Andrés Neuman.

Es posible que empezara a leer este libro medio muerto. Los relatos de inicio fueron modelando mi cuerpo en el sillón en un escorzo similar al que adopta el sujeto de la portada. Me apeteció coger algunos párrafos a puñado, triturarlos un poco, y lanzarle las frases y las palabras desmigajadas a las palomas que merodean por los escalones. Las recomendaciones ecológicas  sobre este particular y la sutil diferencia entre palomas silvestres y asilvestradas no lo impidieron.
            “Hacerse el muerto” es un conjunto de relatos que llevan el mismo nombre con el que se inicia la lectura. En mi caso seguí en ese estado al pasar por otros dos grupos bajo los títulos de “Una silla para alguien” y “Sinopsis del hogar”. Fui cogiendo algo de tono con “Bésame, Platón” lo cual me hizo erguir la espalda y sospechar de la miradas colombófilas cuando me pedían su ración y no vieron con buenos ojos el que les tirara palabras como “aporías” y “yectos”. Acabé sentado en los escalones con ánimo estudioso al seguir con “Monólogos y monstruos” y “Breve alegato contra el naturalismo”. Con la lectura final de “Apéndice para curiosos” las palomas por mucho que revolotearon, se dieron por vencidas si esperaban alguno de los millos que como perlas suponen los decálogos de Neuman. Nada más empezar a leer en voz alta el que dice: «Mucho más urgente que noquear al lector es despertarlo», comprendieron que una cosa es hacerse el muerto y otra bien distinta estar vivito y coleando.

CIXÍ, LA EMPERATRIZ.Jung Chang.

A los dieciséis años, Cixí  (también se escribe Tzu Hsi)  fue elegida  concubina del emperador. Su astucia le permitió  convertirse, en segunda consorte. Cuando el emperador murió y le sucedió el hijo de ambos, tomó el mando de China.
La emperatriz viuda, una de las grandes mujeres gobernantes de la historia, valiente e inteligente, que con su impulso e incansable iniciativa, transformó un imperio medieval en un Estado moderno; fue capaz de abolir castigos tan horribles como la «muerte por mil cortes», puso fin al tradicional vendado de pies y dio los primeros pasos hacia la liberación de la mujer. La más fundamental de todas sus reformas fue convertir China en una monarquía  constitucional.
Apoyándose en documentos históricos hasta hoy desconocidos, JUNG CHANG,  da cuenta  del astuto y valiente manejo de la política por parte de Cixí;  también  describe sin escatimar detalles un mundo, mezcla de tradición y modernidad, que hoy resulta  inimaginable.
JUNG CHANG repasa la historia del imperio chino a lo largo de la segunda mitad del siglo XIX, desde el emperador Xianfeng, hasta la muerte de la emperatriz Cixi ocurrida en 1908; un período  inestable para China, que vivirá las revueltas campesinas de los Taiping, los enfrentamientos con las potencias extranjeras y la Segunda Guerra del Opio. China  perderá la guerra contra  Japón (1894-1895), sufrirá el movimiento de los bóxers (sociedad secreta cuyo objetivo era expulsar a los extranjeros de China) y padecerá la dolorosa  rendición de una nueva guerra contra las ocho potencias extranjeras (Rusia, Japón, Gran Bretaña, Francia, Alemania, Austria – Hungría, Estados Unidos e Italia),
Tenía la impresión de que no me agradaría la lectura pero  estaba muy equivocado. El libro lo considero un monumento literario; es extenso(sin que ello sea un demérito), ampliamente documentado y muy didáctico, la prosa es sencilla y amena sin cansarte ni aburrirte en ningún momento  .Me ha gustado que haga referencia a los escritores W.SOMERSET MAUGHAM (escritor británico, nacido en París) y PEARL S.BUCK (escritora americana y Premio Nobel de Literatura), autores por lo demás, viejos conocidos, que volveré a leer (antes de que pierda más la vista) en libros  difundidos por Plaza & Janés, de mi época de las milicias, al módico precio de 50 pts.

El pez volador. Antología de cuentos. Hipólito G. Navarro.

En el volumen “Pequeñas resistencias” Antología del nuevo cuento español, tuve oportunidad de leer: Sucedáneo: El pez volador, y desde entonces quedé intrigado por una forma de contar distinta. Usando una de sus expresiones: contar desde una perspectiva axonométrica, en Hipólito pareciera que planta, alzado y perfil no existen porque en ocasiones salta de un plano al otro a través de ventanas, pasillos y escaleras inconsistentes que resultan al final imprescindibles para entender el edificio. En otras, se apoya en uno solo, en un solo perfil por ejemplo, y desde allí, casi desde la sombra proyectada por el mismo, construye todo su entramado literario. En unos pocos, es el propio artesonado lo digno de interés. Hipólito es ese pez volador que escribe de forma subacuática pero que también salta y sorprende, que brilla, que vuela. Es  una de esas raras avis de la naturaleza. Como muestra, y como lo he encontrado en la red, por lo que entiendo no hace falta tributar derechos de autor, añado uno de sus textos: Meditación del vampiro.
En el campo amanece siempre mucho más temprano.
Eso lo saben bien los mirlos.
Pero tiene que pasar un buen rato desde que surge la primera luz hasta que aparece definitivamente el sol. Manda siempre el astro en avanzadilla una difusa claridad para que vaya explorando el terreno palmo a palmo, para que le informe antes de posibles sobresaltos o altercados. Luego, cuando ya tiene constancia de que todo está en orden, tal como quedó en la tarde previa, se atreve por fin a salir. Su buen trabajo le cuesta después recoger toda la claridad que derramó primero. Por eso se ve obligado a subir tan alto antes de caer, para que le dé tiempo a absorber toda esa luz y no dejar ninguna descarriada cuando se vuelva a hundir por el oeste.
Luego en el campo, paradójicamente, se hace de noche también muy pronto.
Los mirlos apagan sus picos naranjas y se confunden con el paisaje.
Y agradecido yo, me descuelgo y salgo.

Tragedia de la vida vulgar. Cuentos tristes. Wenceslao Fernández Flórez.

Mucho antes de ser acuñado el término “Realidad mágica” para ese tipo de literatura escrita entre lo real y lo fantástico, que tan bien ha sabido combinar autores al otro lado del atlántico, ya Wenceslao había publicado el título, versionado posteriormente con igual reclamo en las carteleras: “El bosque animado”
Parece ser que fue autor alegre, conocido por sus novelas y artículos ricos en humor. Sin embargo, este libro reúne veinte cuentos tristes, que a mi modo de ver no es que de su lectura se desprenda tal cualidad como más relevante, más bien es el carácter de tragedia y sobre todo el que sean de la vida vulgar sus características más definitorias. Porque Wenceslao es capaz de fijarse en ese detalle que acaba generando una tragedia en gente humilde de la ciudad o del campo, como ejemplo este caso del matrimonio de ancianos que son informados de la muerte de una antigua amiga común y ella, al ver la cara del que ha sido su esposo toda la vida, acercándose, le dice: ¡La quieres aún!... ¿Qué fui yo en tú vida?...   

MicroQuijotes. Juan Armando Epple.

Llueven gotas como llueven letras. Días de lluvia, días de lectura.
MicroQuijotes es una recopilación de textos breves en torno a la obra de Cervantes. Es uno más de los exponentes literarios a los que ha dado lugar las andanzas de quien nació en un lugar de La Mancha de cuyo nombre no quiero acordarme. De sus lecturas se desprende cómo cada autor, ya sea Rubén Darío, Borges, Arreola, Denevi, Pacheco, Monterroso, Lagmanovich y muchos más, es tocado por aquel hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y corredor. De esas fantasías vividas cuando frisaba la edad de nuestro hidalgo con los cincuenta años, siendo de complexión recia, seco de carnes, enjuto de rostro, gran madrugador y amigo de la caza, que tenía  por sobrenombre de Quijada, o Quedasa, derivan estas otras ensoñaciones en tono a la locura, los amores, Doña Dulcinea, Don Aldonzo así como las últimas palabras del Cide Hamete.
Para muestra este microtexto de José de la Colina
Cervantes. En sueños, su mano tullida escribía el Antiquijote.

Neutral corner. Ignacio Aldecoa.

Apenas cincuenta páginas para condensar el entrenamiento en el gimnasio, el combate, el minuto de descanso, los consejos del entrenador, la mirada del manager, la vida entre las doce cuerdas, el boxeo y sus sombras como salida de la pobreza en aquella España de la posguerra. Entre asalto y asalto, lástima que solo escribiese catorce, una fotografía acompaña los textos. Tampoco a mí es deporte que me atrae pero ya he saltado al ring en dos ocasiones. Aldecoa me ha enganchado con sus golpes. Son cortos, llenos de velocidad, de fuerza,  de pegada literaria, tan intensos que tras el gong, bueno es regresar a la esquina, acomodarse en el sofá, disfrutar con el fotograma y con la frase que a modo de consejo introducen el siguiente round. Tomar un buche, soltarlo en el cubo metálico e introducirse el protector. Ignacio espera en el centro del cuadrilátero a pesar de haber elegido para escribir una esquina neutral.
La lona, hoja de papel, se extiende con sus cuatro esquinas. Los pies han de bailar sobre ella como los dedos sobre el teclado. A nada aspiro pues sé que de entrada es un combate perdido. Sin embargo, me dispongo a empezar por tercera vez la contienda. «Cada golpe siempre enseña algo y te hace más fuerte», aprendí de mi entrenador. El árbitro hace su llamada. Saludo de púgiles. Sus guantes, por tercera vez las pastas del libro, me ofrecen toda su sabiduría. No cabe otra estrategia: he de procurar el cuerpo a cuerpo, renglón a renglón, palabra a palabra, fundirme con él en un abrazo.

El jardín de las delicias. Francisco Ayala.

Si los periodistas lograsen contar sus noticias con la misma elegancia y finura que lo hace Ayala en sus Recortes del Diario, el sentimiento, la pena y la alegría provocada en los lectores facilitaría el aumento de las tiradas.
Si el enamorado tuviese la destreza para escribir Diálogos de Amor tal y como lo hace él, vería compensada su escritura con las bondades producidas por la flechas del amor.
Y si fuese capaz de expresar el recuerdo de un detalle siguiendo los cánones leídos en Díaz Felices su memoria escrita debería ser publicada en un texto que reúna las tres experiencias permitiendo así disfrutar de una delicia de jardín en el que al igual que en el cuadro del Bosco se aborde la dicotomía entre el amor y el dolor, la ternura y la crueldad, la vida y la muerte con una prosa a la vez elegante y directa.

El gabinete del alquimista muerto. Carlos Poveda

El gabinete del alquimista muerto. París, 1904. Un caballero respetable aparece muerto en su vivienda. Las autoridades sospechan de los vecinos del inmueble, que empiezan a recelar unos de otros en un ambiente donde la apariencia pesa más que la virtud y los criados tienen el sueño más ligero que sus amos. Puede que monsieur Bonancieux ocultase cuentas pendientes, pero ¿quién tuvo motivos para dibujarle una sonrisa sangrienta en la garganta?

El perfeccionista en la cocina. Julian Barnes.

No recuerdo la triple doble uve en la que tropecé con este título pero al leerlo me vino a la memoria unos macarrones con su cebolla pochada, regados con un Falvium de Arganza, elaborado con uvas seleccionadas de la variedad mencía, comidos al calor de una estufa alimentada con pellets. La agradable tertulia mientras el cocinero, delantal al cuello, nos iba deleitando con el proceso culinario de elaboración de tan apetitoso manjar y el conocimiento de su afición en estas lides, tras haber leído Volverás a Región, donde curiosamente, fue la región en la que tuvo lugar el episodio, me animó a su compra como regalo para mi amigo “el cocinillas”.
Desconozco si ha de ser de mala educación el haberlo leído previamente pero una vez en la mano las hojas se vuelven lozanas y se dejan querer.
No es lectura de recetas sino de esas manías que envuelven a todos aquellos que gustan de sorprender y ser agasajados a través del arte de la cocina y que les enfadan cuando no hallan un ingrediente fundamental, como si el comensal se lo fuera a echar en cara; o cuando no encuentra en el cajón el utensilio adecuado sin el que la mezcla no será la misma; o cuando se decepciona porque su plato no ha quedado exactamente igual que el de la foto del maestro michelín.
Es corto, entretenido e instructivo sobre el mundo literario en torno a los manuales de cocina tanto de Inglaterra como de Francia. Espero que le guste.

La escafandra del optimista ( Allan Percy )

No puedo cambiar la dirección del viento, pero puedo ajustar las velas para llegar a mi destino” (James Dean)

El 27 de octubre de 1879, el inventor estadounidense Thomas Alva Edison logró su lámpara de filamento de carbono, que permaneció encendida en Nueva York durante dos días. Era el inicio de la era de la iluminación eléctrica
Thomas Alva Edison o cómo no quemarse con los fracasos. “Ahora sé mil maneras de no hacer una bombilla” (pág 71)
Las personas optimistas son capaces de interpretar los fracasos como oportunidades de superación. El propio Edison repetía a menudo que, en los miles de intentos fallidos que debía superar para crear la bombilla, jamás perdía el ánimo, porque cada error que dejaba atrás era un nuevo paso adelante (pág 71)
Edison patentó más de un millar de inventos e hizo suya esta frase:
“Hay una cosa peor que los fracasos, los pocos intentos” (pág 72)
“Dirige tu rostro hacia la luz del sol y dejarás de ver las sombras” ( Hellen Keller ) ( pág 81)
“Un pesimista ve la dificultad en cada oportunidad; un optimista, la oportunidad en cada dificultad” (Winston Churchill)
“Si no defiendes algo, te rendirás por cualquier cosa” (Malcom X)
“No juzgues el día por la cosecha que has recogido sino por las semillas que has sembrado” (Robert Louis Stevenson)
“¿La diferencia entre un pesimista y un optimista? Un optimista se ríe para olvidar, un pesimista se ha olvidado de reír” (Tom Bodett)
“La oportunidad se encuentra en el centro de la dificultad” (Albert Einstein)
“Un viaje de mil millas empieza por un solo paso” (Lao Tsé)
“Un mar calmado nunca formó a un buen marinero” (Proverbio inglés)
“No te preocupes porque tu vida pueda terminar, Preocúpate por si no ha empezado” (Grace Hansen)
“No tengas miedo por construir castillos en el aire. Es allí donde tienen que estar. Ahora tienes que poner los cimientos debajo” (Henry David Thoreau)
“Saltar de alegría es el mejor de los ejercicios” (Anónimo)
Texto: frases tomadas de "La escafandra del optimista" ( Allan Percy )

Imagen. Winter Sunrise: The Young America Derek G.M. Gardner

Volverás a Región. Juan Benet.

Volverás a Región es novela rara donde las haya. Puede ser lectura para sibarita o para quien degusta de singularidades así como puede ser pasada por alto en su lugar de la estantería sin necesidad de adentrarse en esta farragosa región creada por Juan Benet si el lector busca otro tipo de placeres.
Para quien haya caminado por regiones similares a la descrita en el libro puede hacérsele más fácil meterse en la historia de cualquiera de esos pueblos de la sierra leonesa colindante con la cordillera cantábrica. Es el caso de quien escribe tras pasar por caseríos fantasmas, donde las vacas dormían en el salón estar de las casas en ruinas, que tratan de reflotar gracias al pateo, en torno a los montes de Ponferrada, llamado La Mirada Circular.
Pueblos y sierras que el autor describe haciendo literatura de sus conocimientos como ingeniero (con términos profesionales que mejor dejarlos enterrados en sus minas y en sus vetas o bien poseer un diccionario afín) a base de frases, en ocasiones extremadamente largas, que dejan al lector exhausto en medio de los páramos de Región, a los que suma vivencias en torno a la guerra civil y las particularidades propias de una zona geográfica aislada, en la que los distintos planes ideados para sacarla de su aislamiento alrededor de los años de la contienda tuvieron el mismo éxito que la propuesta de más de trescientos kilómetros de sendero vividos por los Montes Aquilianos, El Catoute y La Sierra de Ancares dadas las infraestructuras encontradas en la zona, lo que no merma el buen recuerdo de la experiencia, así como tampoco el de esta lectura.

UN MUCHACHO DE GEORGIA .Erskine Caldwell.

Hoy 9-N, cuando se cumplen  25 años de la caída del Muro de Berlín, es un buen día para publicar UN MUCHACHO DE GEORGIA, que ya había sido colgado por JAVI en este blog.
Catorce historias rocambolescas narradas con la inocencia del pequeño William, hijo de Morris Stroup ser caricaturesco, holgazán y Martha Stroup su valiente y trabajadora esposa, (como otras muchísimas mujeres); sin olvidar a Handsome Brown el muchacho negro que hace de todo sin recibir sueldo alguno.
El libro me recuerda LAS CENIZAS DE ÁNGELA  de Frank McCourt que narraba las penalidades de una familia irlandesa.

Morris provoca multitud de situaciones aparentemente cómica pero p­_ñ_t_r_ gracia que me ha hecho; quizá porque  me es imposible olvidar a las personas que se encuentran por los alrededores. Por cierto, no había vuelto a tener noticias de la palabra  p_ñ_t_ desde que tenía la misma edad de William. El libro es bueno pero mi estado de ánimo no me permitía sonreír con la lectura, puesto que me ha dado mucha pena el pensar que hay personas, que piensan y llevan a la práctica una gran cantidad de disparates sin importarle a quien arrastra. Después de los dos primeros episodios te ves obligado a dejar la lectura para poder digerirla. Lo que ocurre en la última historia es predecible pero no deja de ser abracadabrante. 

La llamada del ángel. Guillaema Musso

En sus teléfonos se encontraba el detalle de sus vidas. En su pasado, las respuestas a sus preguntas. JFK, Nueva York. Madeline y Jonathan se cruzan en un restaurante del aeropuerto. Un sándwich cae al suelo, una Coca-Cola se derrama y una breve discusión tiene lugar... Es solo un instante, pero marcará el rumbo de sus vidas. Al llegar a casa, ella a París y él a San Francisco, descubren que han intercambiado accidentalmente sus smartphones . Ninguno de los dos puede resistir la tentación de curiosear en la vida del otro, y lo que averiguan es absolutamente revelador: aunque les separaban diez mil kilómetros, hacía tiempo que el destino les había unido sin ellos saberlo. Reaparece un misterio del pasado -un caso sin resolver- y lo que había empezado como un romance se convierte en una persecución que los dejará sin aliento...

La buena reputación. Ignacio Martínez de Pisón

La buena reputación es una novela sobre la herencia que recibimos del pasado y sobre el sentimiento de pertenencia, la necesidad de encontrar nuestro lugar en el mundo. Samuel y Mercedes contemplan con preocupación el futuro de sus dos hijas ante la inminente descolonización de Marruecos y el regreso de los españoles del Protectorado a la Península. Estamos en Melilla, son los años cincuenta y, en ese contexto de cambio e incertidumbre, el matrimonio decide viajar a Málaga para establecerse en una España que comienza a abrirse lentamente a la modernidad. De la mano de cinco miembros de una misma familia, esta saga recorre treinta años de nuestra historia y transita por ciudades como Melilla, Tetuán, Málaga, Zaragoza o Barcelona. Los deseos e ilusiones de Samuel y Mercedes, de sus hijas y de sus nietos se verán condicionados por secretos inconfesables en una vida que transcurre fugaz e inesperada.

Almas Muertas. Nikolai Gógol

Las aventuras de Chichikov, así iba a ser titulada esta novela publicada en 1842, es considerada la madre de todas las grandes novelas rusas posteriores. Cuenta cómo su protagonista, Chichikov, un noble de oscuras raíces, después de varios intentos fraudulentos para hacerse con su propia fortuna, viaja cual Quijote por Rusia comprando almas muertas.
Por tales se entienden los difuntos asalariados, y no dados de baja en un censo que se realiza cada diez años, propiedad de terratenientes y nobles para luego solicitar al Estado tierras. El autor describe a lo largo de la obra las costumbres de la época y las enormes diferencias sociales entre pueblos, aldeas y villas dedicadas a sobrevivir del campo alejadas de un gran núcleo urbano y una ciudad modelo en la que tratan de imitar la vida que por aquellos años se llevaba en San Petersburgo y que a su vez importaba del estilo de vida parisino.
Gógol, y en concreto esta novela (léase también si se desea Historias de San Petersburgo) es un buen recurso para entender cómo la vivencia de estas desigualdades abisales y su crítica ante el Zar Alejandro I provocaron la destitución del portuense Agustín de Betancourt tras su regreso de la Rusia profunda donde mejoró las condiciones de vida de su población con sus obras de ingeniería.

El hombre que fue Jueves. Gilbert K. Chesterton

Jueves recibe su nombre al ocupar el asiento vacante de su antecesor en un comité de siete personas. El grupo es liderado por el enigmático Domingo, Se reconocen según los días de la semana pero cada cual desconoce al resto. Los seis se caracterizan, disfrazando su identidad, para no ser reconocidos. Domingo los recluta como miembros de elite para realizar acciones de sabotaje y atentados anarquistas. Sin embargo cada uno de ellos sabe que ha llegado a formar parte del comité como infiltrado policial. Las diatribas entre orden y anarquía y la persecución a Domingo cuando todos caen en la cuenta de su misma finalidad policial llevan al lector en volandas hacia un final inesperado.

Stoner ( John Williams )

   La novela cuenta la historia de William Stoner, nacido en una pequeña granja de Misuri a finales del XIX.  Hijo de campesinos y enviado con mucho  esfuerzo por sus padres a  estudiar en la Facultad de Agricultura de la capital; pero allí, un buen día, uno de sus profesores despierta en él la inquietud y el interés por la literatura: “¿Qué nos dice Shakespeare en este fragmento?” "Señor Stoner, Shakespeare le habla a través de 300 años, ¿le escucha? .
Esa pregunta significó para nuestro protagonista un desafío y una revelación extraordinaria, que lograría despertar su verdadera vocación y hasta la consciencia de sí mismo.
Se trata de una novela sencilla, que narra la vida de un hombre sencillo que, estoicamente vive de manera intachable su vida …pero la novela es mucho más que eso: John Williams con una prosa elegante, fina y delicada, narra con todo vigor la vida de este “hombre común” que resulta ser un héroe de lo cotidiano.
Hay momentos en que esperas que Stoner alcance, por fin, algo de dicha; incluso llegas a conformarte con que la roce, la atisbe al menos, si esta no llegara y sí, habrá un tiempo y un lugar en que Stoner sienta ese palpitar del vivir en su desvalido ser.….breve tiempo pero tiempo al fin.

LOS PILARES DE LA TIERRA. Ken Follet

La historia se sitúa en Inglaterra en la edad Media y narra la forma de vida en aquella época .El prior Philip quiere construir una catedral. El libro se basa en la construcción de la catedral narrando las complicaciones y dificultades  que dicha construcción conlleva. Tom (cantero en paro) viaja con su familia por los caminos de Inglaterra hasta que recala en Kinsbridge donde la vieja catedral es incendiada y el prior se ve obligado a construir una nueva. La construcción  es el gran sueño de Tom aunque no la verá terminada debido a que muere cuando es asaltado e incendiado Kinsbridge a manos del conde William  y su manada de bestias.
El libro lo considero monumental, excelente y muy recomendable aunque la recomendación aparece un poco tarde, pues fue publicado en 1989, (no puedo entender donde se me ha ido el tiempo, por más que lo busco, no logro encontrarlo) .El único inconveniente es la extensión de la obra (ya no está uno para hacer grandes ejercicios). Al terminar la quinta parte, bien podría haber dado por finalizada la lectura, pero faltaba la sexta parte. Follett (el autor) escribe todo lo que quería escribir.
Las decepciones, traiciones y reconciliaciones son la tónica general. Es espléndida  la forma en que describe la época con mucha acción y mucho sufrimiento. Hay descripciones  que te despiertan profundos sentimientos  cargados de emotividad.

Mención  aparte para Jack hijastro de Tom que siempre ha amado a Aliena. Viaja a España y Francia, donde aprende la técnica sobre la arquitectura gótica y termina la catedral. También destacar la fuerte personalidad y torrontudez de Aliena hija del conde Shiring. William Hamleigh pretende casarse con Aliena pero después de conseguir permiso para casarse, ella, para sorpresa de todos decide rechazarle por su extremada crueldad, en represalia y para variar, es violada por el  señor conde. 

El jorobadito y otros cuentos. Roberto Arlt.

Roberto Arlt no es autor muy conocido por estos lares. Nacido en Buenos Aires en 1900 murió a los cuarenta y dos años. A pesar de su corta carrera, su producción literaria fue abundante así como su impronta en las generaciones venideras. Cortazar, Pligia y Bolaños son hijos literarios de su forma de contar. Sus cuentos, curiosamente, se ambientan muchos en ciudades portuarias del Magreb, donde recalan fieras heridas con traje humano. Logra Arlt, a través de sus narraciones, meterse en la piel de prostitutas, ladrones y asesinos provocando que el lector encuentre en historias tan despiadadas justificación a las acciones del protagonista.

Las buenas intenciones. Max Aub. Madrid de corte a checa. Agustín de Foxá

Que ambos libros estén es esta posición no es un artificio. Son dos formas noveladas de ver La Guerra Civil Española.
A la izquierda Max Aub da cuenta de las buenas intenciones reinantes en el país para que todo siguiera como estaba. A través de Agustín Alfaro, su personaje, descubre el inmovilismo moral en el que vivía la ciudadanía. Para no molestar a su madre admite como suyo el hijo de su padre con una querida, con la que acepta casarse. Cuernos públicos que el cura admite como mal menor. Teje de esta forma una tragicomedia que envuelve la resistencia de Madrid y da claves que explica el desbarajuste militar de la misma. 
A la derecha, Foxá, introduce en la vida de José Félix, su personaje de ficción, los acontecimientos y personas que protagonizaron por aquellas fechas el inicio de La República, la salida de Alfonso XIII, los cambios en la vida diaria de Madrid, los de sus habitantes y de su personaje, en función de los bandazos políticos y la necesidad de sobrevivir.
Ambos, debido a sus tintes políticos, han quedado marginados. Sin embargo, poco a poco, van ocupando el lugar que les corresponde literariamente, al margen de sus ideas y colores que en algunas ocasiones se entintan con las de sus personajes y escapan de lo puramente literario.

Matar a papá ( Carina Bergfeldt )

      Esta frase tan rotunda que da título al libro no pasa desapercibida. 

¿Qué motivos tendrá alguien para sentir algo tan tremendo ?. A medida que me introduzco en la lectura, va sorprendiéndome una trama ágilmente trazada en la que me encuentro con dos historias paralelas: la investigación del caso de una mujer que lleva desaparecida de su domicilio un tiempo y es encontrada muerta, “aparentemente” resultado de un suicidio y la historia de los investigadores del caso.
 De entre ellos, una de las periodistas o policías, trama su propio plan: matar a su progenitor… Hay un momento en que de la sorpresa y curiosidad por descubrir quién de las policías o periodistas es la “futura asesina”, se salta a la “complicidad” con ella sorprendiéndome ahora de mí misma, al desear que el “fatídico plan” pueda ser llevado a cabo con éxito.

Libro del desasosiego. Fernando Pessoa

Pessoa fue poeta que escribió este libro en prosa. Algo más de quinientos fragmentos que pone al servicio de Bernardo Soares, su heterónimo, empleado contable que vive en desasosiego consigo mismo, como el propio escritor, que a lo largo de su vida realiza anotaciones a modo de diario en torno a sus inquietudes: la razón de vivir, el sentido de los sueños, la ciudad de Lisboa, el tiempo, las condiciones atmosféricas, los seres que comparten con él oficina, el tedio, la indiferencia. Es lectura para realizar sin prisas; no debe importar si pasa días y semanas un proceso de sedimentación en la mesa de noche mientras se aprovecha para leer algo más ligero ya que los textos de Pessoa cuando no provocan tremores con su filosofía de la vida, subliman con su riqueza literaria en torno a algo tan banal como un día de lluvia. Es lectura para degustar con mucho sosiego.

Los cuerpos extraños. Lorenzo Silva

Silva retoma de nuevo en «Los cuerpos extraños» las investigaciones de Bevilacqua y Chamorro, llevándoles a una localidad levantina donde unas turistas han encontrado en la playa el cadáver de la alcaldesa desaparecida hacía varios días. Las pesquisas de la pareja de guardias civiles servirán para destapar una trama de intereses cruzados en la que, además de la corrupción, también irá surgiendo una segunda línea relacionada con la agitada vida sexual de la víctima.

La emoción de las cosas. Ángeles Mastretta

En La emoción de las cosas Ángeles Mastretta indaga en un gran secreto familiar: el silencio de su padre, que luchó en Italia durante la segunda guerra mundial y volvió a México al cabo de cuatro años que quedaron enterrados para siempre en su memoria. A través de recuerdos, intuiciones e impresiones, atesora el recuerdo de su madre, recupera detalles de vida desde tiempos de sus abuelos hasta el día de hoy, caminando de puntillas por hermosas divagaciones sobre la escritura, la maternidad, la familia, sobre autores como Jane Austen o Isak Dinesen, el miedo, la religión o la muerte.

Pequeño Teatro. Ana María Matute

Ana María Matute debió empezar a escribir mucho antes de la invención del papel. Por aquella época ya estaría esta mujer dictándose a sí misma lo que luego acabaría impreso. Así, a los veintisiete años se publicó Pequeño Teatro con el que la escritora ganó el Premio Planeta, novela que llevaba escrita diez años.
Pequeño es el teatro de marionetas que regenta Anderea. Al igual que ellas, pero impulsadas por los hilos del destino, se mueven sus habitantes en el pueblo de Oiquixa en torno a Ilé Eloriak, joven, corto de alcance, que es utilizado por el resto de personajes principales como instrumento para alcanzar sus propósitos.
No deja de causar asombro que una persona tan joven fuera capaz de impregnar de tanta sabiduría a los personajes de este teatro de Oiquixia, porque, si unas veces pone sobre sus hombros el oscuro manto de la tristeza, otras les anima a perseguir la luz, a buscar la escapatoria. Porque de eso se trata: de huir del destino. De soñar con el barco que les sacará del pequeño teatro y les llevará de puerto en puerto a ciudades maravillosas, encantadas, allí donde el mundo se ensancha y donde todo puede suceder” (Soledad Puértolas en el Prólogo).

Un muchacho de Georgia. Erskine Caldwell

Novela fácil de leer, entretenida y divertida, cuenta desde la perspectiva de un niño la vida de una familia típica del sur de EEUU de inicios del siglo pasado. Una madre que no para de lavar y tender ropa para ganarse unos centavos, un marido gandul que se las ingenia para no dar golpe a base de trueques y negocios esperpénticos, y un negro, criado para todo, que no logra coger nunca su día libre pues acaba siendo responsable sin culpa de las andanzas del cabeza de familia. Toda ella escrita en clave de humor va poco a poco destilando en sus catorce relatos la dificultad con la que vivía una esposa de la época así como la esclavitud asumida y ejercida con absoluta cotidianidad en un pueblo de “magos” del sur profundo; profundo, profundo.

Ficciones. Jose Luis Borges

Ficciones es una recopilación de dos libros de relatos de Jose Luis Borges. Un grupo de cuentos se agrupan bajo el título de El jardín de los senderos que se bifurcan. En el segundo lo hacen al amparo de Artificios.
En ambos casos los Artificios tienen senderos y los Jardines artificios en los que el lector pasea por una realidad palpable cuya escritura tras doblar un seto en un punto y aparte, o tras cruzar un puente en un párrafo, es transportado por la magia de Borges a otra dimensión haciéndole disfrutar de bifurcacones de ida y vuelta hasta dejar su mente flotando en el insoslayable paso del tiempo. 

Hambre. Knut Hamsun

Tras haber leído Pan me quedé con hambre de Hamsum. En realidad, Pan no se refiere al obtenido a partir de harina, agua, sal y levadura sino al Dios del Bosque que parece catalizar la vida del teniente Thomas Glahn. Por el contrario Hambre se refiere al hambre física, a la necesidad de llevar virutas de madera en el bolsillo para engañar el gaznate tragando saliva. Pero también se refiere al hambre psicológica ante la infelicidad que vive el personaje. Escritor de poco éxito se mueve entre la gloria creativa, con la que consigue la felicidad gástrica tras el pago que obtiene del director del periódico, y el infierno, cuando las palabras no llegan al papel en blanco y nada tiene que llevarse a la boca.
Puede ser que su lectura, dadas las contradicciones esquizoides en las que entra el personaje consigo mismo resulte incómoda, al vernos reflejados en esas dudas morales que a diario nos asaltan pero Hambre no deja indiferente. No en vano ha sido libro de texto para autores como Thomas Mann, Henry Miller, Herman Hesse, Stefan Zweig, Fran Kafka, Isaac Singer y Paul Auster.

LA CATEDRAL DEL MAR. Ildefonso Falcones


LA CATEDRAL DEL MAR es una novela histórica que se desarrolla en la Cataluña del siglo XIV. Nos recrea, con las necesarias adaptaciones, y siguiendo La Crónica de Pedro lII  la vida social, política y religiosa de aquella época.
Santa María de la Mar es el mayor exponente del gótico catalán .Dotada de una excepcional nave central, se echa en falta los ornamentos comunes al gótico. La iglesia fue construida sobre una antigua iglesia románica llamada de las Arenas y es la luz del Mediterráneo la que se filtra por sus  magníficas vidrieras para dar vida al interior del templo coloreándolo de diferente manera a medida que transcurre el día. Los bastaixos (descargadores del puerto de Barcelona) tardaron cincuenta años en transportar las  piedras para la construcción desde la distante cantera de Montjuic hasta los pies de la iglesia.
  En algunos foros consideran el libro maravilloso y muy bien escrito, en otros lo comparan con LOS PILARES DE LA TIERRA de Ken Follett y no aportan nada más. Es un libro interesante que te enseña sobre la vida del Principado de  Cataluña en la Edad Media. Me resulta curioso lo del Principado que repite una serie de veces.
El libro comienza con una escena desagradable que te deja un muy mal sabor de boca, ya que el señor de Navarcles aparece en la boda de Bernat Estanyol y haciendo uso del derecho de que como señor feudal le corresponde decide yacer con la novia en su primera noche.

Magnífica novela basada en datos históricos sobre el Principado de Cataluña que te mantiene encendida la antorcha de la lectura. A veces tiene pasajes poéticos. Los injustos derechos de los nobles y las costumbres del pueblo no dejan de ser llamativos. En el año 2006 año de su publicación alcanzo su décima  edición.

Juego de damas - Mamen Sánchez

El legendario lago de Como esconde incontables secretos y misterios. Con el paso de las generaciones, ha sido el silencioso testigo de historias de pasión, venganza, ambición y muerte; algunas muy conocidas, otras, en cambio, apenas murmuradas en las tardes de invierno o perdidas en las páginas polvorientas de un libro olvidado. Precisamente en un libro de más de dos siglos, las jóvenes hermanas Ventura —Francesca y Claudia—, herederas de una de las familias más poderosas del norte de Italia, encuentran en la historia de la indómita lady Morgan y sus turbulentos amores la inspiración y el aliento que necesitan para deshacerse de una madrastra a la que odian.

El Jardín de los Hechizos - Sarah Addison Allen

Las leyendas de Bascom, un pueblecito americano, nunca fallan: los hombres de la familia Hopkins se casan con mujeres más mayores, las Clark son buenas amantes y todas las Waverley tienen alguna rareza. Se rumorea incluso que el manzano de su jardín predice el futuro, y que las flores comestibles que allí crecen pueden producir misteriosos efectos en quienes las consumen. Una historia en la que las leyendas se cumplen y la magia es algo cotidiano.

Sueños y discursos. Francisco de Quevedo

Paréceme que Don Francisco debió ser hombre de dormires muy inquietos en los que presentárensele alguaciles y sastres por doquier, junto con boticarios, médicos y escribanos con los que a gusto se despachaba a mamporrazos. Es de suponer que trocase a la mañana su esfuerzo onírico con la porra por el uso de la pluma y de esa forma habrán surgido estos discursos sobre lo soñado que no dejan títere con cabeza.
Como ejemplo sirva el siguiente párrafo acaecido en el averno.
Pero el pleito más intrincado y el caso más difícil que yo vi en todo el infierno fue el que propuso una mujer condenada con otras muchas que estaban por putas enfrente de unos ladrones, la cual decía.
-Decidnos, Señor, ¿Cómo ha de ser esto del dar y el recibir, si los ladrones se condenan por tomar lo ajeno y las mujeres por dar lo suyo? ¡Aquí de Dios, que el ser puta es ser justicia, si es ser justicia dar a cada uno lo suyo, pues lo hacemos así!

La región más transparente. Carlos Fuentes

La región más transparente fue frase acuñada por Humboldt cuando llegó a la altiplanicie mexicana. Con el mismo título Carlos Fuentes dio a luz su primera novela, para muchos la precursora del boom hispanoamericano por su atrevimiento al romper moldes en cuanto a estructura e innovaciones literarias. Entiendo que no es la mejor opción para empezar a disfrutar de este autor. Gringo viejo y La muerte de Artemio Cruz son novelas más sencillas. Unos ochenta personajes hacen que de vez en cuando sea necesario volver al índice de los mismos para situarlos. El uso de términos castellanos con acepciones  propias de México junto con adaptaciones del inglés y del francés obliga a hojear el glosario. Ambos, personajes y términos quedan a disposición de la autentica protagonista de la novela: la ciudad de México en ese punto en el que deja de ser una capital para convertirse en DF, donde confluye el pueblo con familias latifundistas, nuevos burgueses, banqueros, intelectuales, antiguos revolucionarios, extranjeros del interior y del exterior.
No obstante, por encima de personajes y términos, la radiografía escrita por Fuentes sobre la evolución post revolucionaria de México entre 1920 y 1955 es un ejercicio pleno de transparencia sobre cómo las ideas de liberación acaban encadenadas con los años, por los intereses de poder de la clase privilegiada que se hace dueña de los ideales, hasta transformarlas en propio beneficio.
La misma novela, de lograr un hipotético escritor que eligiera Madrid, Barcelona, Sevilla, Bilbao o Canarias como protagonista de su novela, más allá de sus personajes y terminología lugareña, podría convertirse en el vehículo más transparente que refleje estos últimos 30 años en España. 

SIN RENCOR MEMORIAS DE UN REPUBLICANO. Mauro Martín Peña.

 Son las notas autobiográficas de Mauro Martín Peña y fueron escritas cuarenta y seis años después de terminar la Guerra Civil Española. Llama la atención la serenidad que transmite pese a narrar tanta arbitrariedad , privaciones y sufrimiento personal.
El texto es una mirada al pasado de lo que le toco vivir. Cuenta el paso por las diferentes cárceles, la vida en ellas, los traslados, los compañeros de la población penal,también narra la sinrazón, brutalidad y sadismo de los carceleros.Uno de los principales sufrimientos es lo que sucedía con su familia, el pensar y el no saber cómo lo estaban pasando.
Describe la prisión de Fyffes de manera pormenorizada. Durante el relato van surgiendo unos tipos de personajes como el chivato, ser despreciable, o el carcelero  con su crueldad gratuita.
La obra me ha impactado por la familiaridad,  sencillez y serenidad con que escribe. Narra aspectos que me resultaban conocidos de cuando era pequeño. Recuerdo oír hablar en mi casa de personas que aparecen en el libro y también ver por La Laguna a José Martín Peña con su saco de pan al hombro, puesto que también pertenecía al gremio de panaderos y era hermano de Mauro;  Adolfo Figueredo Rojas con su sombrero negro. Un grato y emocionado recuerdo para los presos políticos D. Ramón García Rojas (matemáticas)  y D. Jacinto Alzola Cabrera (latín) que fueron  profesores en el IES Canarias Cabrera Pinto.  

No confíes en Peter Pan - John Verdon

Han pasado cuatro meses desde que David Gurney resolvió el caso del Buen Pastor y las consecuencias han sido terribles: se perdieron vidas y hubo carreras profesionales afectadas. Uno de los que más ha sufrido ha sido Jack Hardwick, que violó la normativa por ayudar a Gurney. Los superiores de Hardwick pensaron que despidiéndole arreglaban todos sus problemas. En realidad, se buscaron un enemigo acérrimo. Ahora, Hardwick se propone demostrar la ineptitud de sus antiguos empleadores presentando pruebas que sirvan para revisar algunas condenas muy sonadas. Empieza con el caso Spalter, un rico empresario y promotor asesinado en el funeral de su madre. Su infiel esposa Kay fue condenada a cadena perpetua pero Hardwick está seguro de que a la mujer le hizo la cama un detective corrupto y quiere que Gurney le ayude a probarlo. Muy pronto Gurney se encuentra enfrentándose a un fiscal sin escrúpulos, un detective completamente corrupto, un jefe mafioso extrañamente amable y un famoso criminal griego, Petros Panikos, Peter Pan, un hombre menudo que esconde un insaciable apetito por el asesinato. Todo por alguien que, después de todo, puede que sea realmente culpable…

El loro chino - Earl Derr Biggers

La popularidad de Earl Derr Biggers (1884- 1933) fue eclipsada por la de su genial creación: el detective Charlie Chan que en El loro chino se enfrenta a una de sus aventuras más memorables. Las maravillosas perlas Phillimore resplandecían en la garganta de Sally, la heredera más rica de Honolulú. Y el joven Alec no podía apartar los ojos de aquel espectáculo... ¡Las perlas valían 300. 000 dolares! Pasaron muchos años, el collar hizo correr mucha sangre. Un loro chino llamado Tony, antes de morir, había ayudado a desvelar el misterio. Pero, con loro o sin loro, Charlie Chan, impasible y gordo sargento chino de la policía de Honolulú, es imbatible.

Soñar con las alas del elefante - Alejandro Archundia

Alberto es un joven escritor que junto con Alma, su vecina, deberá emprender un viaje a Acapulco para develar un misterio que pone en peligro su futuro.

La tabla Esmeralda - Carla Montero

A petición de su novio, Konrad, un riquísimo y poderosísimo empresario alemán, Ana va tras la pista de El Astrólogo, un cuadro de Giorgione del s. XV. En su investigación descubre el pasado del París ocupado por los nazis y la saga familiar de los Bauer, encargados de velar el secreto que oculta esa obra a lo largo de los siglos. Dos historias de amor separadas en el tiempo pero unidas por el misterio de un cuadro desaparecido. Un peligroso juego de amenazas e intereses ocultos que cambiará lavida de los protagonistas para siempre. Madrid, en la actualidad. Hasta que El Astrólogo se cruzó en su camino, Ana, una joven historiadora del arte del Museo del Prado, llevaba una vida tranquila junto a Konrad, un rico empresario y coleccionista de arte alemán. Pero una carta escrita durante la Segunda Guerra Mundial los pone sobre la pista del misterioso cuadro atribuido a Giorgione, el enigmático pintor del Renacimiento. Alentado por el enorme valor de El Astrólogo, Konrad convence a Ana para embarcarse en su búsqueda. La joven, consciente de todas las dificultades que se le presentan, pedirá ayuda al doctor Alain Arnoux de la Universidad de la Sorbona, especialista en localizar obras de arte expoliadas por los nazis. Pero esta decisión sólo parece complicarle las cosas. París, durante la ocupación alemana. El comandante de las SS, Georg von Bergheim, militar de élite y héroe de guerra, acaba de recibir una orden: debe encontrar el paradero de un cuadro de Giorgione, conocido como El Astrólogo. Hitler está convencido de que la obra esconde un gran enigma, una revelación que ha pasado de mano en mano durante siglos. La búsqueda conduce al comandante hasta Sarah Bauer, iniciándose entre ellos una persecución trepidante que tendrá consecuencias inesperadas para ambos.

El teorema Kathetine - John Green

Cuando se trata de relaciones, el tipo de Colin Singleton son las chicas de nombre Katherine. Y cuando se trata de chicas llamadas Katherines, Colin siempre es al que lo botan. Diecinueve veces, para ser exactos. Él es un niño prodigio con diez mil dolares en el bolsillo, una pasión por los anagramas y un amigo con exceso de peso y obsesionado con la jueza Judy. Colin esta en una misión para probar El Teorema de Previsibilidad Subyacente de Katherines, que logrará predecir el futuro de todas las relaciones, transformándolo de un prodigio desvanecido a un verdadero genio y finalmente le podrá ganar a la chica.

Deseo de chocolate - Care Santos

“Deseo de chocolate” nos ofrece un recorrido por la vida de tres mujeres que tienen en común dos solas cosas: haber vivido en Barcelona y haber poseído una chocolatera de porcelana blanca, con una inscripción en su base y una peculiaridad: que en ella cabe, exactamente, el contenido de tres tazas. Sara vive en el presente y pertenece a una familia de gran raingambre chocolatera. Ella sigue regentando la chocolatería de sus padres y se enorgullece de fabricar el mejor chocolate de Barcelona. Conoció a su marido y al gran amigo de ambos, Oriol Pariot, precisamente haciendo un curso sobre el chocolate. Aurora vivió en el siglo XIX. Hija ilegítima de una criada que murió al darle a luz, fue criada por la familia en la que su madre trabajar para servir a la hija de la familia, nacida al mismo tiempo que ella. Mariana vive en el siglo XVIII. Su marido es el fabricante de chocolate más famoso de la ciudad y ha creado una máquina para hacer chocolate que todos codician: los demás miembros del gremio de chocolateros, los franceses, los ingleses. Y el problema es que su marido hace tiempo que no está y ella ya no sabe cómo hacer frente a todos los problemas que la acechan. Tres mujeres, tres siglos, una jarrita de chocolate y una pasión de lo más golosa.