Buscar título en este blog

Vestidas para un baile en la nieve. Monika Zgustova.


Son nueve las vidas recogidas por la autora tras preguntarse por qué todas las voces de supervivientes a los gulags (campos de concentración soviéticos) explican la vida masculina en los mismos. Con esa idea buscó mujeres que dieran su versión.
Para algunas de ellas una experiencia útil que le ayudó a vivir la verdadera dimensión del ser humano hasta el punto de sentirse satisfechas de la experiencia. Para otras una vivencia innecesaria y extremadamente dura no solo por las bajas temperaturas sino por el trabajo en la tala de árboles, solo por tenerlas ocupados hasta el punto de desear días a menos 25-30º en lo que estaba prohibido salir al campo a trabajar.

En todas ellas, el haber sabido mantener una cierta actividad cultural en los barracones a base de recitar poemas, leer libros y crearlos con el poco papel existente, fue un acicate para la supervivencia. 

Lección de anatomía. Marta Sanz.


En realidad la lección de anatomía es una autopsia. Una disección pormenorizada de la sociedad española de la década de los noventa a través de la vida de la autora en ciudades como Torremolinos y Madrid. Desde sus vivencias como escolar de la egebé hasta los cuarenta años discurren por sus páginas las enfermedades exantemáticas infantiles y las propias de la pubertad, las primeras manifestaciones universitarias y los deseos de cambiar la sociedad. Un caleidoscopio en el que surgen destellos literarios que captan la atención del lector.

Cinco años de estancia en Canarias. Rene Verneau.


Cinco años dan para mucho. Para unas cuantas ascensiones al Teide y para recorrer a camello, a caballo y mula, a finales del siglo XIX, todas las islas. Como médico atiende a cuantos enfermos le presentan en pueblos y aldeas, y anota remedios populares tan raros como el empleo de una lisa (Chalcides viridanus) viva bajo el sombreo para la mejora de la tiña capitis, al tiempo que como antropólogo no deja cueva por explorar y cráneo y vasija que empaquetar para trasladar a Francia.
La primera parte es un recopilatorio sobre los guanches. No deja de ser un resumen de lo escrito previamente por otros historiadores a quienes en ocasiones pone alguna objeción derivada de sus propias pesquisas y de su intercambio de opiniones con contemporáneos canarios como Diego Ripoche en torno a la Cueva Pintada de Gáldar.

La segunda parte está dedicada a describir su visita isla por isla. En todas ellas acude a cuanta cueva puede entrar tras mostrar a los hacendados y curas carta de presentación que le permita abaratar el viaje. Partidario del despegue de Las Palmas como puerto marítimo distingue la vida capitalina en las dos islas de la que se vive en el resto de municipios del archipiélago. En su viaje se topa con cuevas de difícil acceso, con otras cuyos techos se desploman atrapándolo, así como con cuanto chinche, garrapata y piojo lo percibe como fuente de calor y alimento.

21 de mayo de 2018.Paralelismo entre da Vinci y Agustín de Betancourt. Javier González



Camino del IEHC para escuchar  la conferencia a cargo de JAVIER GLEZ, encuentro a una persona que me saluda por mi nombre, poniéndonos a conversar, mientras tanto estoy buscando en la cabeza a ver de qué le conozco, cuando se va a marchar le digo que se quite las gafas oscuras  al verlo bajo un cierto ángulo favorable, lo reconozco su apellido es Palmero y le di clase de matemáticas en la Sección Delegada de Los Realejos allá por 1970. Llego a la sede del Instituto y está Javier al que le cuento el episodio contestando que es normal, pues es difícil situar a una persona en periodo de crecimiento. Javier va a la parte médica, pero le había visto hace poco  tiempo, estaba tan cambiado como si no le hubiese visto desde aquellos años. Pero ¡sí es Palmero!
En la conferencia, presenta el amigo Juan Moreno comparando a Javier con los gusanos de seda en cuanto a laboriosidad y curiosidad pues el conferenciante devora los libros, los relaciona  e incluso puede dar la fecha en que los ha leído.
Comienza recordando el origen de cómo surgió la charla aunque a estas alturas se ha convertido en una maravillosa y amena conferencia sobre el “Paralelismo entre da Vinci y Betancourt”. Emplea una voz potente clara y segura, pudiéndole asegurar que no es fruto de la excelente calidad del sistema electrónico sino de las asombrosas cualidades comunicativas del conferenciante. Registro  hasta el calificativo de “polímata” para referirse a Leonardo. El sistema que sigue es poner y comentar diapositivas, sin una pequeña vacilación, sobre un fondo donde se encuentra una maqueta de la máquina de Leonardo y los libros “NOTAS DE COCINA DE LEONARDO DA VINCI” y “BETANCOURT Los inicios de la ingeniería moderna en Europa” ello fue una triquiñuela para atraer a los asistentes.
Se va olvidando de da Vinci y se centra más en D. Agustín de Betancourt con su rica y difícil vida por esos lugares perdidos y distantes donde tanto bien hizo. Destacan los trabajos en las minas de Almadén, en Ciudad Real  y el andamiaje para su construcción de la Catedral de San Isaac, en San Petersburgo; recuerda reconocimientos y homenajes e incluso un sello, poniendo broche final refiriéndose al busto que se encuentra en la plaza de la Iglesia de la Peña de Francia con su imponente pedestal de roca volcánica que tiene cincelado un bosquejo de una máquina de vapor diseñada por Betancourt.

HISTORIA DEL TIEMPO. Del big bang a los agujeros negros .Stephen Hawking

 
 Es un libro de divulgación sobre el espacio y el tiempo escrito por uno de los físicos más prestigiosos que ha existido: Stephen Hawking. El libro presenta de forma clara y concisa los conceptos fundamentales de la mecánica newtoniana, la teoría de la relatividad, la mecánica cuántica y la cosmología.
Aparte de ser suficientemente desafortunado por contraer el ELA, enfermedad de las neuronas motoras Stephen agradece a su familia, alumnos, colaboradores, e incluso a las enfermeras que le han cuidado toda la ayuda que le han prestado, los problemas de salud no han impedido que realice su trabajo de físico teórico. Quería que el libro fuera leído tanto por el carnicero como por el panadero y para ello escribe con un estilo cristalino aunque en mi opinión lo que dice se entiende pero es muy complicado de comprender, aunque recurre a ejemplos caseros, sigue siendo incomprensible, tal es así que a principio de los años 20 se decía que solo tres personas en el mundo podían con la teoría de la relatividad. Stephen se remonta a los estudios de Ptolomeo y Galileo para buscar el origen del universo, pero su mente excepcionalmente privilegiada va jalonando su escritura con cualquier trabajo o descubrimiento que se encuentre relacionado con el tema. 
En el siglo XIX para explicar el universo  solo se necesitaban dos teorías: La teoría de la gravedad de Newton que describía la fuerza que mantiene a los planetas en sus orbitas y las ecuaciones de Maxwell que describía las fuerzas que actúan entre partículas o entre imanes. Esas teorías eran incompatibles pues las ecuaciones establecían para la luz una velocidad constante para todos los observadores, mientras que la mecánica de Newton decía que la velocidad de la luz depende del observador. Esta ambivalencia fue el motivo por el que Einstein propuso la teoría general de la relatividad y luego la teoría especial. Tanto la teoría general como la teoría de Maxwell tratan el universo como continuo. La revolución cuántica contempla el universo como discontinuo lo que condujo a una nueva teoría, la electrodinámica cuántica (QED).....estableciéndose dos nuevas fuerzas, una fuerza fuerte y otra  fuerza débil. A partir de ello los físicos desarrollaron la teoría electro débil que se convirtió en un éxito demostrando que solo se necesita tres teorías para explicar el funcionamiento del universo. Animados por el éxito se elabora una nueva teoría similar para describir la fuerza fuerte denominada <> (QCD)
La meta de la física es una teoría completa en la que las interacciones físicas son descritas por un solo conjunto de ecuaciones. Hay planteados varios caminos, los cuales, pueden conducir a una teoría única que contemple la (QED) y (QCD), conocida como teoría de la gran unificación (GUT). Ninguno  de los progresos hacia la (GUT) tiene en cuenta la gravedad por lo que la teoría se debería de llamar <> y así siguen enrollándose y desenrollándose haciendo que cada vez sea más complicado  e ininteligible lo tratado; pero aquí no acaba, sino que se establece la<> a la que le sucede la<>; así que el panadero y el carnicero no  leerán “La historia del tiempo”.
Para finalizar existe una última pregunta: ¿Puede haber una teoría unificada? ¿O estamos ante un espejismo? Parece que podría haber tres posibilidades.
1. Existe una teoría unificada completa que descubriremos algún día.
2. No existe ninguna teoría, sino una sucesión de teorías que describe el universo cada vez con más precisión.
3. No hay ninguna teoría pues los acontecimientos ocurren de una manera aleatoria y arbitraria.
En el último capítulo el libro se hace difícil y duro de leer se avanza muy lentamente pues el cansancio es muy grande.
Al final pone una pequeña biografía de tres de los grandes científicos de la historia: Albert Einstein, Galileo Galilei e Isaac Newton, un Glosario y, un exhaustivo Índice analítico.

Últimos testigos. Svetlana Alexiévich.


Tras la lectura de Voces de Chernóbil, en donde aparecen los primeros testigos de la catástrofe nuclear, Svetlana, en esta obra anterior en el tiempo, presenta a los últimos testigos de la Segunda Guerra Mundial. Recoge las voces de niños y niñas de Bielorrusia, sus primeras impresiones y recuerdos ante la entrada de los nazis en sus aldeas y ciudades. Son testimonios vivos, grabados cuando tenían entre cuatro y doce años. Los novecientos días del cerco a San Petersburgo y cómo acabaron desapareciendo los gatos y salvaron sus vidas masticándolos entre lágrimas los perros. Cómo a las niñas el pelo se les volvió blanco a la semana de ocupación o cómo llegaron a jugar subidos en los cuerpos helados de los alemanes a modo de trineos. Así durante tres, cuatro años, en los que vieron cavar a padres y hermanos sus propias fosas, vivieron en orfanatos esperando por sus regresos y besaron la voz de aquella pequeña caja negra por donde salía la palabra «Victoria».
Un canto imprescindible a la vida para los que piensan que hoy vivimos mal en un tiempo en el que palabras como «defensa agónica» o «triunfo heroico», por suerte o por desgracia de sus verdaderos sentidos hermenéuticos, son aplicadas en nuestro entorno a las guerras deportivas.

¡Qué suerte de vida nos ha tocado vivir!

Solenoide. Mircea Cărtărescu.


Puede que haya algunos capítulos que más bien parecieran de relleno pero que Mircea escribe, y escribe bien, es cierto. No sé si para justificar su candidatura como premio Nobel que muchos promueven y así se convierta en el primer escritor rumano en conseguirlo, pero que tiene literatura en su pluma también es cierto.
Hay mucho de kafkiano en su escritura. Algunas de sus propuestas me recordaron a Torrente Ballester. Concretamente a La saga/fuga de J.B. La obra es una mezcla de realidad a través de su personaje central, escritor, su diario y su vida como profesor en Budapest y lo irreal, donde se mezcla sus sueños con la ficción proporcionada por un solenoide gigante que posee debajo de su casa cuya actividad electroestática lo mantiene suspendido a un metro de las sábanas de su cama. Su final, en el que se funde la actividad de múltiples solenoides subterráneos que elevan la capital de Rumanía en el aire recoge el testigo de Castroforte del Baralia de don Gonzalo y la descripción de cables, tuberías y desagües recuerda a Las ciudades invisibles de Italo Calvino.  
Una curiosidad. Pasan desapercibidas, pero parece ser que es común que todo libro tenga unas ocho a diez erratas. En Solenoide he tropezado con algunas más.

STEPHEN HAWKING. Una vida para la ciencia. MICHAEL WHITE y JOHN GRIBBIN.

 
El libro permanecía en un mostrador de la biblioteca Tomás de Iriarte, cómo homenaje y a cuento de la muerte de Hawking acaecida el 14 de Marzo de 2018 pasado. La verdad es que no me había sentido interesado por su trabajo debido a que lo que trata es tremendamente complicado. Me resulta difícil entender el mundo que me ha tocado vivir, cómo para que encima, intente comprender lo que sucede en otras galaxias y en otros mundos.
Los autores Michael White periodista científico y Jhon Gribbin astrofísico abordan tanto los aspectos íntimos de la  vida de Hawking como la importancia de sus teorías intentando hacerlas comprensibles procurando ser claros y amenos. Escriben sobre la infancia, los primeros años en el colegio y la pandilla cuando era pequeño. El libro es complejo, como complicada ha sido la vida de Stephen desde que le diagnosticaron la ELA (esclerosis lateral amiotrófica), enfermedad que afecta a los nervios de la columna vertebral y las partes del cerebro que producen las funciones motoras voluntarias. El pensamiento y la memoria no sufren ninguna alteración.
Se mencionan conocimientos de los cuales no  tenía ni la más remota idea; la teoría del estado estacionario del universo; la teoría de la singularidad; las enanas blancas; estrellas de neutrones; los cuásares (1960), los púlsares (1967). No sé cómo se ha podido saber que hay más de 100 mil millones de estrellas en la Vía Láctea. Para Hawking la Física General explica el comportamiento del Cosmos, la Física Cuántica cómo funcionan átomos y moléculas. La Cosmología clásica se refiere a lo que se sabía ante del descubrimiento de los púlsares: objetos colapsados antes de convertirse en agujeros negros. Sorprende que la misma pueda ser estudiada usando sólo la mente .Después de pasar por los agujeros negros y diferentes y complicadas teorías como la << Electrodinámica cuántica >> (EDC) o la << Cromodinámica cuántica >> (CDC), se llega, a “Historia del tiempo” título de un libro divulgativo de Cosmología dedicado al público en general. Stephen quiere que lo lea el carnicero y el panadero. Por lo visto un libro, que pocos de los compradores son capaces de leer y constituye tan solo un adorno en la biblioteca. Según su madre el libro es agradable de leer, las ideas son difíciles pero no el lenguaje. Veremos qué tiene de cierto. ¡Intentaré leerlo!

Los reconocimientos. William Gaddis.


Dice William H. Gass en el prólogo:
«Los grandes libros no pueden explicarse, y yo no voy a tratar de explicar éste. Una explicación –en realidad, cualquier explicación- lo profanaría, ya que a lo que una obra de arte se opone es precisamente a la reducción. Las respuestas fáciles, los resúmenes prácticos, las anotaciones, las flechas, las frases subrayadas, las listas de referencias, lo números de sus fuentes, los ecos y las influencias, los esquemas de la trama –por mucho que en ocasiones nos sirvan de ayuda- falsean gravemente las obras. La interpretación reemplaza al original de un modo torpe y soso.
»Los reconocimientos es demasiado imaginativa, oscura y enigmática; pero ¿acaso la realidad es siempre clara e inequívoca? ¿Se despliega como las páginas de un periódico, o su despliegue se parece más al de un despliegue de un mapa de carreteras, que es difícil de abrir, difícil de interpretar y difícil de volver a plegar?
»No hay por qué darse prisa; las páginas que tiene usted por delante pueden estar ahí todo el tiempo que usted quiera. Es perfectamente aceptable que algunas cosas no se entiendan desde el principio, y que haya referencias a cosas que usted no reconoce. Siga leyendo alegremente».

Leí alegremente las casi mil cuatrocientas páginas. Todavía ando perdido entre las carreteras del mapa.

El ruido del tiempo. Julian Barnes


Desconozco la razón. No he encontrado una carátula que se asemeje a la real. Da la impresión de que sea una premonición del argumento del libro: la vida de Shostakóvich. A Dmitri le cambia la vida cuando Stalin, desde el palco del Bolshói de Moscú, asiste a una representación de su ópera Lady Macbeth de Mtsensk,

En el libro la representación del compositor con el maletín en mano aparece que pequeños trazos que se repiten a lo largo del cuerpo para dar la sensación de temblor. Porque así fue su vida tras aquella ausencia del palco del Hombre de acero a mitad de función. Vivir con el miedo en el cuerpo entre dos destinos: Siberia o renunciar a sus propias convicciones dentro de un régimen en el que pequeños detalles como el de la carátula marcaban desaparecer de la noche a la mañana.