Buscar título en este blog

El sendero en el bosque. Adalbert Stifter.



Hoy en día lo que ocurre en El sendero del bosque y la nada viene a ser lo mismo. En la actualidad cabe esperar que en ese sendero, en el que se encuentran un hombre y una mujer, surja una historia de violación o cuanto menos una relación sexual.
En El sendero, que se encuentra cercano al sanatorio donde Tiburius acude, tras recomendación por parte de un médico que receta paseos en lugar de pastillas, tiene lugar una historia de amor y honestidad. Algo que, por estas fechas, puede que tenga lugar tras la actividad carnal.
Una bonita historia, sencilla, pero bien narrada. 

ENTRE LIMONES. Chris Stewart.

 
Es la historia de Chris sobre su familia, pues un día decide dejarlo todo, quemando las naves, para así no tener la tentación de regresar, pone rumbo con su mujer Ana, hacia las Alpujarras, una región situada  al sur de la provincia de Granada. Invierte todos sus ahorros en comprar un cortijo “el Valero”, que por no tener no tiene abastecimiento de agua, electricidad, ni un maltrecho camino para llegar; pero eso sí, está cerca de un río y tiene unas fantásticas vistas que enamoran a Chris desde el primer momento.
El autor, optimista por naturaleza, va describiendo todo lo que le pasa con un estilo claro sencillo y divertido, lo cual tiene el raro poder de entretener y relajar. Se relaciona admirablemente con mucho éxito, con sus vecinos alpujarreños y se entretiene en resolver pequeños y grandes problemas que se presentan en el día a día de la vida. En un determinado momento en el “Tiempo de matanzas” entra en la descripción del sacrificio de los cochinos de forma tan real y precisa que parece, se está oyendo el chillido de los chanchos. El sorprendente esquilado de las ovejas también tiene su historia y su estira y afloja con los hombres rústicos del lugar.
El libro tiene sus defensores y detractores, habiendo sido traducido a 15 idiomas, tocándome leer la 12ª edición. Hay lectores que no le han terminado de leer, son sobre  todo los jóvenes; pero a mí me ha gustado, lo que me conduce a la irremediable conclusión de que; ¡ya no soy joven! Produce un poco de pena y tristeza cuando termina la lectura. ¡Ah! Viviendo en el cortijo les nace  una hija a la que ponen por nombre Chloé y, la descripción del alumbramiento de Ana (una mujer de frases reales y contundentes) no tiene desperdicio. En conclusión: un libro entrañable con el que pase un buen rato leyendo.

El nervio óptico. María Gainza.



Dijo Confucio: «Si el título no es correcto, las palabras resultarán sin sentido».
El nervio óptico está formado por axones que pertenecen a nuestro cerebro más externo, aquel que podemos observar tras la pertinente dilatación de la pupila. Es la retina esa porción de tejido nervioso en contacto con el exterior la encargada de transformar las imágenes que serán llevadas por el nervio óptico hasta lo más recóndito de la masa encefálica encofrada en el cráneo, allá por la zona occipital.
El nervio óptico nace de impresiones, captadas por la autora en cuadros, que son transformadas en coloridas historias en las que se mezclan las paletas de los pintores con las experiencias personales de la escritora.
Alfred de Dreux, Cándido López, Hubert Robert, Tsuguharo Foujita, Coubert, Toulouse Lautrec, Rothko, Rousseau, Schiavoni y El Greco pasan por su retina. Historias personales de su vida argentina por su mente. En medio: el nervio óptico.

LA VERDAD DEL CASO SAVOLTA. Eduardo Mendoza


Ambientado en Barcelona consta de un gran número de personajes y ha sido comentado y analizado hasta la saciedad por un gran número de estudiosos y especialistas literarios; hay que ver lo que perciben los que saben, aunque un censor del Ministerio de Información y Turismo lo haya calificado de “novelón estúpido”.
La obra tiene dos partes: en la primera el autor intercala las notas taquigráficas de uno de los protagonistas en un juicio ante un juez norteamericano, cartas, ficha policial, artículos periodísticos y por último afidávit (declaraciones juradas). Todo esto sin previo aviso con lo que se queda uno desorientado. Por  lo visto es lo novedoso de “La verdad sobre el caso Savolta”, con posterioridad sigue con la compleja trama argumental, como compleja es la vida misma, algo que me choca, aunque los que opinan sobre el libro lo consideran una genial innovación literaria. Para mí se podía haber suprimido. Es mi ignorante opinión personal.
En la segunda parte suprime estos recursos y la historia se hace más asequible, más clara. No obstante he de indicar el hecho de que no me gustan las novelas policíacas ni del oeste, posiblemente debido a la carga de violencia que conllevan. Tiempo ha, en mi época de bachillerato, mandaba Marcial Lafuente Estefanía, muerto en 1984 y autor de 2600 novelas del oeste, que si te enviciabas, te robaba todo el tiempo que necesitabas para los estudios.
Avanzada la segunda parte encuentro dos hojas pegadas por lo que deduzco, que, el “libro libre” encontrado en las Oficinas de recaudación  de Puerto de la Cruz, mucho me temo, que no había sido leído por ningún otro lector. También llego a pensar que podría haber dejado de leer, pero la curiosidad por saber cómo acaba la historia es demasiado. El libro esgrime unas frases kilométricas lo que hace que se pierda el sentido de la lectura. Va a ser editado para introducirlo en los Institutos y no me queda más que compadecer a los chavales si tienen que analizar morfológica y sintácticamente frases del tipo:
Había cambiado la expresión ingenua de la niña recién salida del tibio colegio por el grave empaque de la señora, y el aire lánguido de la adolescente perpleja, por el aura mágica de la ansiosa enamorada.  

El Danubio. Claudio Magris.




El Danubio es un río que viaja desde sus fuentes en Alemania hasta su delta en Rumanía. También es este libro, escrito por Magris. En él se discuten tanto el origen -¿realmente están en Donaueschingeng las fuentes del río?- como su final: ¿Sulina?
Por sus orillas discurre la Europa Central (Mitteleuropa) con la doble corriente cultural, germánica hacia el mar Negro y turca río arriba. Corriente abajo, Magris describe ciudades, hombres que han hecho historia, guerras, anécdotas curiosas y pueblos.
Una exquisita amalgama de conocimiento que se entrelaza como lo han hecho sus gentes: eslavos, zuavos, burgundios, vándalos, dacios, batanos, macedonios, romaníes y lipovanos entre otros.
Interesante propuesta intelectual que anima a viajar. A Revivirla libro en mano. A disfrutarla en crucero. ¿Y por qué no en bicicleta?

UN SACO DE CANICAS. Joseph Joffo.


Maravilla de librito “Un saco de canicas”, pues me hizo recordar mi época lejana en que jugaba a los boliches. En aquellos tiempos tenía un saquito de tela color azul intenso con su hilo para cerrarlo (era como un pequeño bolso de pan); me lo había hecho mi madre con todo el cariño del mundo, en él, guardaba los boliches. No me gustaba jugar porque no quería que me arrucharan. Los boliches eran unos de barro y otros de vidrio.  El juego necesitaba de un gongo, componente físico importante en el desarrollo del juego y dicho sea de paso vocablo  que tenía olvidado.
El libro es la historia de una familia con sus pequeños hijos que el padre envía con dolor de su corazón, en busca de la libertad, aunque para ello tenga que dispersar a la familia, puesto que es la única manera de que la apisonadora alemana no descubra que son judíos. Enseguida se mete uno en el ambiente prebélico de un mundo desquiciado donde tienen que sobrevivir unos niños de 10 y 12 años
Es difícil de entender que los alemanes en plena guerra mundial, que retrocedían ante los rusos y los americanos emplearan hombres y tiempo para saber si los dos niños eran o no judíos.
El librito se puede leer a las 6:00 AM o a las 11:00 PM, la escritura es clara y sencilla, lo que no resulta tan sencillo es lo que tuvieron que pasar los dos chavales que llegaron nada menos que al hotel Excélsior  donde se encontraba la sede de la Gestapo...

Libro de la vida. Santa Teresa de Jesús.



Más acá de la transverberación, de su experiencia mística, de sus arrobamientos y éxtasis para unos, y, más allá de su histeria o neurosis por lo divino para otros, está Teresa de Jesús, la escritora.
«Porque estamos en un mundo que es menester pensar lo que pueden pensar de nosotros, para que hagan efeto nuestras palabras».
Así, Teresa, escribe a su confesor el libro de su vida. En él se puede valorar la lucha interior de tipo espiritual de una mujer que siempre se ve ruin y en pecado delante del Señor, pero del que recibe dones que la ayudan continuar su vivencia religiosa. Entre renglones también se puede valorar la lucha por escribir sus ideas de reforma y sus problemas materiales de mujer, integrada en o enemistada con la sociedad de su tiempo, en busca del modelo social que ella propone, que se parece poco al de la época,  al tiempo que procura no levantar ampollas inquisitoriales.
Todo ello inmerso en un auténtico festival lingüístico de palabras que han perdido su significado, de epifonemas, elipsis y zeugmas sintácticos, polisíndeton e hipérbatos.

NIEBLA EN TÁNGER. Cristina López Barrios.


Otro libro que me echaron los Reyes y que tenía en una biblioteca en posición horizontal a la espera de ser leído. La autora ha dejado su profesión para dedicarse a la escritura. Hasta la fecha ha escrito varios libros que han sido publicados en diferentes idiomas y además con Niebla en Tánger ha sido finalista del premio Planeta 2017.
Es una historia de amor que no me convence, a veces tiene unos síntomas de mejoría pero, no sé por qué, no me llega, opina que un autor escribe lo que le sucede, algo que no me parece que sea absolutamente cierto.
Niebla en Tánger es retorcida y enrevesada solo al final se desenreda la madeja lo que podría aprovechar la escritora para hacer coincidir con el final del libro pero no, la autora sigue y sigue, para aburrimiento del lector

El regreso del soldado. Rebecca West.



Durante la primera guerra mundial un soldado cae herido. Es dado de baja y regresa a su hogar. Sufre una pérdida de memoria que sitúa sus recuerdos quince años atrás. Producto de ella, tras ser licenciado, es su primer contacto por carta que dirige a un antiguo amor. En su hogar ha de compartir su nueva vida con su mujer, a la que no reconoce como tal, y con su prima que intercede para que pueda ser visitado por la mujer que amó siendo joven.
Se crea así un clima interesante, muy bien descrito, acompañado por los paisajes de la campiña inglesa, en el que la autora hace uso de las teorías sobre el yo, lo consciente e inconsciente propias de la segunda década del siglo XX.

Tú no eres como otras madres. Angelika Schrobsdorff.




La madre de la autora, pues este libro trata de su biografía, fue realmente una mujer curiosa que quiso vivir sus propias propuestas juveniles con todas las consecuencias. Siendo de familia judía acomodada decide tener un hijo con cada uno de los hombres a los que ame. El primero con un cristiano, será un varón que muere en el frente bajo las filas aliadas en la segunda guerra mundial. Del segundo y del tercer matrimonio nacen dos niñas. La más pequeña  es la escritora.
Apoyándose en su correspondencia y los propios recuerdos traza los años locos de su madre y de la sociedad de los veinte del pasado siglo para luego exponer el auge nazi y la diáspora sionista previa a la guerra hasta que termina por organizar con su tercer marido un matrimonio de conveniencia con un búlgaro que le permita exiliarse con sus dos hijas a Sofía.
Si bien la primera parte me parece más lograda en la novela Una princesa en Berlín, de Solmssen, me ha gustado el contenido sobre el exilio búlgaro, así como el regreso a la Alemania devastada y el sorprendente destino de las hijas.