Buscar título en este blog

LOS AMORES EQUIVOCADOS. Cristina Peri Rossi.


El librito de Cristina Peri exilada uruguaya trata de la relación que surge entre personas de distinto sexo (heterosexuales) y personas del mismo sexo (homosexuales) que pueden ser gais o lesbianas, escrito de manera clara y amena con precisos detalles y todas las complicaciones que ello conlleva.
Apunta cosas como que “el mundo es demasiado complicado e inestable como para producir una criatura (hijo) que además no había emitido ningún deseo de nacer”. La mayoría de las personas se oponen a esta idea pues el mundo se despoblaría rápidamente. Lo que sí debería ser cierto es que si nace un niño tiene que ser criado y alimentado; y no que el padre ponga en algunos casos tierra por medio como si con el no fuera nada, pues ha sido el origen del nacimiento de la indefensa criatura.
En total son once historias, unas un poco complicadas y otras realmente sorprendentes que al leer tienes la sensación de flotar en el aire. Por lo visto hacer el amor es el faro por el que se guía,  tratando el acto sexual minuciosamente, para satisfacción del lector.

El mundo de ayer. Stefan Zweig.



Zweig, trasladado al mundo de hoy, puede ser considerado un escritor de best seller. Sus novelas fueron leídas en Austria, su país natal, y en Alemania donde las mismas se consideraron en todos los ambientes socioeconómicos y culturales. Fue traducido a múltiples idiomas. Sus libretos inspiraron a Richard Strauss y sus biografías de personajes históricos son tenidas por obras maestras.
En El mundo de ayer cuenta su evolución como escritor, también como coleccionistas de legajos y objetos en íntima relación con el momento de creación de artistas, compositores y escritores. Pero sobre todo hace una semblanza de cómo vivió la evolución de Europa, como idea de unidad de pueblos, y cómo sufrió la primera guerra mundial y sobre todo cómo pudo lidiar con la emergencia de Hitler y la vivencia del día a día como judío.
El mundo de ayer cobra vigencia en el mundo de hoy.

Los últimos caminos de Antonio Machado. Ian Gibson.



Poesía e historia a un tiempo. De Collioure a Sevilla, aunque en realidad fue al revés. De las fuentes y naranjos a orillas del Guadalquivir al exilio en Francia pasando por Soria, Jaén, Madrid Valencia, Barcelona, al tiempo que evoluciona e involuciona la España del 98, la del 27, las nuevas ideas al margen del control eclesiástico y la debacle civil. El vivir y el sentir del poeta acompañado con sus versos y el amor de Leonor, con quien se casó cuando ella tenía quince años y él le doblaba la edad, y el amor platónico con Pilar de Valderrama, su musa, Guiomar. 

Teoría del viaje. Michel Onfray.


Interesante y curioso. El viaje desde otra perspectiva. El viaje como tal, sin más. El porqué del viajar, ese deseo, ese hecho de sentirnos más pastores que agricultores, más nómadas que sedentarios. Y luego el destino a elegir, el deseo que va en aumento, la planificación o el dejarlo todo a la buena de Dios, lo que hacemos durante el viaje para mezclarnos o para vivirlo en soledad, el atrapar la memoria a la velocidad del diafragma o con un apunte, con un olor o al tacto; el encontrarse con la propia subjetividad en torno a la idea preconcebida de lo visitado. Y luego el regreso, recuperar el lugar deshabitado. 

Los asquerosos. Santiago Lorenzo.


A raíz de un incidente con un antidisturbio en el zaguán de su casa, el protagonista huye hasta dar con una aldea vacía. Cuenta con poca cosa, el coche, algo de comida y la ayuda de un tío suyo por medio del teléfono móvil. Comienza así el discurrir de Manuel en la más absoluta soledad a la que va cogiendo regusto, en la que acaba encontrándose cómodo, cada vez menos dependiente de las comodidades de la ciudad.
Hasta que llega una señora a alquilar la casa contigua. Con ella sus hijos, sus nietos, sus amigos, los amigos de sus amigos, todos ellos con la idea de huir de la civilización pero sin olvidar sus coches, televisiones y cuantas comodidades y obras en la casa sean necesarias. Manuel pone en marcha un plan para acabar con esos asquerosos de ciudad.

Contada con un lenguaje en ocasiones erudito y en otras de barrio la trama engancha y pone en un brete al lector que acaba entonando el mea culpa por sus comportamientos asquerosos en ciudad y campo.





Diez años después de La catedral del mar, Ildefonso Falcones regresa de nuevo a ese mundo que tan bien conoce, la Barcelona medieval. Y lo hace recreando una vez más a la perfección esa efervescente sociedad feudal, prisionera de una nobleza voluble y corrupta, y la lucha de un hombre por salir adelante sin sacrificar su dignidad.


Barcelona, 1387. Las campanas de la iglesia de Santa María de la Mar siguen sonando para todos los habitantes del barrio de la Ribera, pero uno de ellos escucha su repique con especial atención… Hugo Llor, hijo de un marinero fallecido, a sus doce años trabaja en las atarazanas gracias a la generosidad de uno de los prohombres más apreciados de la ciudad: Arnau Estanyol.
Pero sus sueños juveniles de convertirse en constructor de barcos se darán de bruces contra una realidad dura y despiadada cuando la familia Puig, enemiga acérrima de su mentor, aproveche su posición ante el nuevo rey para ejecutar una venganza que llevaba años acariciando.
A partir de ese momento, la vida de Hugo oscila entre su lealtad a Bernat, amigo y único hijo de Arnau, y la necesidad de sobrevivir en una ciudad injusta con los pobres.

LAS BUENAS INTENCIONES. Max Aub


Max Aub nace en París y muere en México; sus padres huyen de la Guerra Europea y se establecen en España, a la que posteriormente tienen que abandonar debido a la dictadura. En el exilio escribió: “El laberinto mágico” que comenzó con “Campo cerrado” terminando veinticinco años después con “Campo de almendros”. Narrador infatigable, también ha escrito cuentos, poemas ensayos literarios y una gran cantidad de libros con una rica prosa de alto contenido muy convincente. Su literatura encuadra en el realismo transcendente, bajo una vertiente vanguardista escribió “Crimen, Una botella o Espejo de avaricia”, motivo por lo que fue perseguido; es de destacar el hecho de que adopta la lengua castellana para su creación literaria,
Algo similar le sucedió a nuestro Agustín Espinosa figura representativa del movimiento vanguardista nacido en 1897 en el Puerto de la Cruz que, al publicar la obra surrealista “Crimen” es atacado por la sociedad conservadora, siendo inhabilitado como catedrático de Lengua y Literatura. Fallece en 1939 en los Realejos con 41años.
Las BUENAS INTENCIONES es el retrato de Agustín Alfaro  viajante de comercio y su familia segoviana tratada con un punto de ironía, donde Max se muestra inflexible con la burguesía de la época, a la que hace culpable de los males de España a principio de siglo XX. Por último mencionar que el libro ha sido anteriormente comentado por Javier en éste Blog.