Buscar título en este blog

El tren lunático. Charles Miller.



Antes de finalizar el siglo XIX comienza un trepidante capítulo en el que se describe la llegada del ingeniero inglés encargado de construir el ferrocarril que una la costa de Kenia con Uganda. Te introduce en una novela de aventuras que continua durante cuatrocientas páginas sin leer nada sobre una eclisa, un clavo, un raíl. Pues la novela no es tal. No obstante, se hace ameno saber sobre la ocupación portuguesa, alemana, inglesa y omaní de la isla de Zanzibar hasta cambiar el puerto de salida de esclavos por el de la costa africana.
Continua luego con el interés inglés por llegar a las fuentes del Nilo en locomotora para controlar su inicio y mantener la plaza en el Cairo. Nace así Nairobi, a base de colonos que distribuyen alambradas e intentan sacar a flote unas tierras que a duras penas entre sequías, plagas y el ataque de las fieras prometen un final feliz al tiempo que en Londres se pelean políticamente por la defensa o no de la financiación del Protectorado.
Uganda queda en el tintero pues Kenia se convierte en tierra de promisión para colonos ingleses e hindúes como mano de obra. Sus fértiles tierras, las mejoras en las semillas y la introducción del ganado adecuado acabarán por compensar los gastos invertidos desde el Imperio.
En medio de todo, el tren que comunica, que mejora el traslado de provisiones hacia el interior y de cosechas hacia puerto. Y también el tren que divide. A Kikuyos, Masais, Shahilis y otras etnias que ven como su mundo se desmorona.

Middlesex. Jafrey Eugenides.



Son varios los grupos étnicos en los que por aislamiento y consanguinidad se presentan casos de hermafroditismo con mayor frecuencia. En algunas de estas culturas esa doble vertiente masculina femenina da lugar a los chamanes y a quienes conservan y transmiten la cultura oral.
Eugenides aprovecha una pareja que huye de la guerra en Turquía en 1922 y se instala en Estados Unidos. La narración, en voz de Carl, nieto consanguíneo por partida doble, se extiende desde el éxodo a la llegada a casa de una prima al otro lado del atlántico, desde la unión de sus padres primos hermanos hasta la vida adulta de Carl y sus dificultades amorosas. Por el camino la vida de Calliope, que nació niña, con el único vestigio masculino de su chorro al orinar cuando fue bautizada, hasta su pubertad en la que el déficit hormonal ligado a un gen recesivo provoca el que despierte su naturaleza masculina que intentarán retocar quirúrgicamente en la mejor clínica dedicada a las personas con este tipo de procesos.  

LA MALA SEMILLA .Toni Aparicio.

 
La novela situada en la ciudad de Albacete, lugar donde nació el autor, es una narración de intriga o suspense sobre el asesinato de una mujer violentamente, las víctimas de violencia de género y de abusos sexuales, la prostitución, trata de personas y chantaje a sus indefensos hijos.
El libro es entretenido y didáctico llegando incluso a medio atraparte con su sorprendente y trepidante trama, lo único que no logra, es meterte en escena, lo lees pero manteniendo siempre cierta distancia, moderno, puesto que hace uso del ordenador y la telefonía móvil que hoy se encuentra a la orden del día; uno de los personajes Alberto entra en la internet profunda o Deep Wed, donde se puede encontrar servicios financieros, comercio sexual y la pornografía más aberrante, delincuentes que ofrecen sus servicios más inimaginables, venta de armas y drogas, junto a piratas informáticos.
A lo largo de la trama menciona varias veces el parque, pulmón de la ciudad, que fue impulsado por el alcalde Abelardo Sánchez. En cuanto a los personajes destacamos a Beatriz Manubens prometedora teniente de la Unidad Central de Operaciones de la Guardia Civil que resuelve arriesgando su vida, el alevoso crimen de su amiga Maribel. Otro personaje a tener en consideración es Reyes, el gitano, perteneciente a los bajos fondos de la ciudad, y que se permite decir “hay quien piensa que está por encima de todo y de todos, pero una enfermedad, la muerte de un hijo o un simple accidente nos recuerda lo insignificante que somos”. Opinión que puede ser compartida; efectivamente, un accidente nos puede dar el pasaporte para la eternidad y la vida tesoro más valioso que poseemos merece la pena ser vivida.
Al final todo se resuelve favorablemente y la mala semilla no fructifica.

Leviatán o La Ballena. Philip Hoare.


Se me ocurre que, Hoare, allá por 1970, cuando tenía doce años, debió quedar impresionado con el papel de Gregory Peck o bien que tuvo en sus manos uno de esos libros ilustrados titulado Moby Dick. Se me ocurre que empezó su lectura: “Llamadme Ismael” y que en su interior el nombre de Philip quedó en el olvido al enrolarse en la tripulación del capitán Ahab tras un salto a bordo de su primera página con el nombre del narrador inventado por Melville.
Leviatán o la ballena discurre en la cubierta del Pequod para explorar la tormentosa relación del hombre con las ballenas. También discurre a lomos del gran cachalote blanco como un proyecto obsesivo, propio de Ahab, por conducir a sus lectores a través de los océanos de la historia cultural de los cetáceos al tiempo que el autor se convierte en un nuevo Ismael que busca sintetizar de forma amena todo el conocimiento actual en torno a estos gigantes del mar.
Desde Jonás hasta la isla de Nantucket. Desde las Azores a la Antártida la caza de estos animales, unos dentados y otros barbados (seis especies ya extinguidas), ha facilitado aceite para iluminar las calles, suelas de zapatos de su piel, carne para consumo humano, lubricante para ingeniería de precisión, ballestas para corsés, mantequilla y margarina, cápsulas con vitamina A, soldados detectores de minas, abono para la agricultura y un largo etcétera al que hay que sumar el enfrentamiento entre los países balleneros por preservar sus cuotas de captura así como el inicio de la conservación de los leviatanes junto al negocio de sus avistamientos.

Benito Cereno. Herman Melville.



Nada como Melville en estas tardes veraniegas de calma chicha, en las que parece que nada sucede, a excepción del tiempo transcurrido a la espera de que se levante la brisa.
Es esto lo que ocurrió al capitán del Santo Domingo, Benito Cereno, tras el amotinamiento de los esclavos que llevaba por aguas del Pacífico rumbo a Lima. Reo de su propio secreto, su comportamiento ambiguo facilita el no dejar de leer hasta saber qué está ocurriendo a bordo.
Como curiosidad, en dos ocasiones se brinda en el camarote con vino de Canarias.

BELOVED. Toni Morrison.

 
Otra novela de la autora es Beloved que significa Amada, se fundamenta en una esclava afroamericana que escapó de Kentuky, emigrando a Ohio donde la práctica de la abominable esclavitud había sido abolida. Lo que narra del patrón y de su hijo al que califica de “lo peor” no es para que sea mencionado.
El libro está distribuido en tres capítulos de diferente extensión sin que ello tenga ningún significado a no ser que coincidan con períodos de inspiración y escritura, aspecto que nunca se sabrá El arte narrativo de la autora, imaginativo e irreal, profundiza en la triste historia de su raza, hasta el punto de que los blancos no soportan el simple hecho de que los esclavos le dirijan la palabra. Utiliza frecuentemente la colcha con los cuadrados de color. Las jornadas de trabajo eran agotadoras y la mujer estaba a menudo embarazada. La autora se detiene  en los colores, la luz y la oscuridad, así “alimentaba el ganado antes de que hubiese luz y se iba a dormir antes de que cayera la oscuridad” “La oscuridad anterior al amanecer y la oscuridad posterior al ocaso” Tenían que trabajar desde el alba hasta el anochecer y además tenían que realizar trabajos extras para pagar su libertad que por otra parte casi nunca alcanzaban. La prosa que emplea está llena de riqueza, amplios pensamientos y un cierto sentido poético, melodioso.
Los lectores opinan que es el libro mas celebrado de Toni Morrisón, no le veo una gran diferencia con << La canción de Salomón >> Hay una diferencia de 10 años en cuanto a la fecha en qué fue publicada  pero en el estilo no aprecio ninguna alteración, pues sigue luchando y denunciando la segregación racial. Eso sí Boleved (1987), ha costado más para ser leído, posiblemente porque no encontraba la predisposición y el relajamiento para ello.

Lancelot, 28º-7º. Agustín Espinosa.



Lo que yo he buscado realizar, -escribe don Agustín- sobre todo, ha sido esto: un mundo poético; una mitología conductora. Mi intento es el de crear un Lanzarote nuevo. Un Lanzarote inventado por mí. 

Sin embargo, para quienes hemos estado en la isla y a poca sensibilidad poética que se tenga, es fácil darse cuenta de que don Agustín no inventa nada.
Pero… si no lo inventa, si siempre ha estado ahí, a qué se debe que sea él quien únicamente lo ha visto. En esto radica la magia de este escritor portuense.


Esto podía bastarle al lago de Janubio: sus salinas, como una ordenación — filosófica, pictórica, fonéticamente— de cadinas rubias tras de su sultán; sus patos, que imitan el claxon sobre los crepúsculos y se miran en el espejo salado a la hora de comer.
Pero el lago de Janubio ha querido tener también su fiesta de magia. Aliado con el viento, obtener el espectáculo perenne que únicamente esa alianza podía traerle.
Ha llamado al viento y le ha dicho:
—Sobre mi panza, sobre la panza redonda del mar, sabes mover deliciosamente barquitos de una sola vela, barquitos de dos velas. Sobre la panza morena de la Isla, sabes mover las teclas largas de los molinos.
Probablemente, sabrás hacer otras muchas cosas admirables. Pero yo te invito a que ensayes conmigo el juego de manos más estupendo que nunca hayas podido pensarte. Se trata, sólo, de que aprendas a cazar mis espumas. Aprésalas como puedas. Llévalas donde quieras. Hacia el Norte, hacia el Sur, hacia el Este, hacia el Oeste. Que los hombres de la Isla las vean. Tal vez no hayan visto nunca nada semejante. Creerán que son pájaros blancos. Tú les dirás que son pájaros blancos, hijos del pato más albo y de la ola más salada del lago.
Nadie ha estado jamás, de noche, en las salinas de Janubio. Es muy peligrosa la aventura. Por eso no sé yo, exactamente, cómo son las salinas de Janubio, de noche. Pero nunca he creído que puedan mantener esa ordenación tan severa bajo las estrellas. Se desperezarán. Se arrugarán el vestido y el alma. Buscarán desesperadamente esas formas extraordinarias, irregulares, que no han estudiado aún los geómetras. Se desnudarán el vestido rectilíneo y se pondrán el traje de las curvas convexas y de las curvas cóncavas.
Sobre el paisaje meridional, cálido, de Lanzarote. Las salinas de Janubio. Construyen el mismo paisaje nevado de los carros con sal, de las ermitas, de los cementerios, de las cisternas de Lanzarote. De las falsas postales lapónicas de las Navidades.

Antimanual de Filosofía. Michel Onfray.



Así lo expresa Jose Antonio Marina en el prólogo: En teoría, este es un curso de filosofía para adolescentes. En la práctica, es un estupendo libro para todos los que disfrutan pensando.
Cada pregunta pretende alimentar el bullicio neuronal filosófico desde una perspectiva juvenil. Algunos ejemplos Son: ¿Por qué no os masturbáis en el patio del instituto? ¿Por qué vuestro instituto está construido como una cárcel? ¿Qué parte de vuestra razón desaparece tras una noche muy pasada de alcohol? ¿Es absolutamente necesario mentir para ser presidente?
Cada respuesta razonada por el autor se ayuda de algunos textos de filósofos que están a favor o en contra de la tesis esgrimida.
Wilhem Reich, los Cínicos y Peter Sloterdijk para los masturbadores. Gilles Deleuze, Jeremy Bentham y Michel Foucault ayudan a razonar sobre la cárcel instituto. Immanuel Kant para el alcohol. Pierre Hadot, Platón y Nicolás Maquiavelo para pensar si siempre es necesario decir la verdad.

El bebedor de vino de palma. Amos Tutuola.



Al bebedor de vino de palma se le muere el sangrador de las palmeras que le proporciona el mejor vino producido gracias a su sabia.
Parte en su busca a la ciudad de los Muertos.
Comienza así un peregrinaje lleno de ciudades, bosques, animales y seres que conforman un mundo de fantasía ideal para cualquier cuentacuentos.
Desde el Hombre del saco hasta el hombre Calavera, del Rey Sabio a la Isla del Espectro, el protagonista pasa por tantas vicisitudes hasta llegar a la Ciudad de los Muertos como rica y variada es la tradición oral africana.

LA CANCIÓN DE SALOMÓN. Toni Morrison.


Toni Morrison nace en el año 1931 en Ohio (Estados Unidos), siendo la primera mujer afroamericana a la que le otorgan el Premio Nobel de Literatura en 1993 después de haber publicado solamente 6 libros, ha muerto recientemente el 6 de agosto a los 88 años, acontecimiento que llamó a la sana curiosidad para leer uno de sus libros.
Escribe historias increíbles que van de la fantasía mítica a la cruda, terrible y triste realidad. La canción es una saga familiar que escribió en 1977 ambientada en los guetos de los años 70 donde radiografía la segregación racial existente en América. Pensar que por el mero hecho de haber nacido, llevaban el triste destino reservado para la gente de color parece cuanto menos discutible.
La canción de Salomón tiene dos partes, la primera más extensa que la segunda, emplea frases cortas que no tienen ninguna relación unas  con otras. Con posteridad vuelve a repetir algo de lo que ha escrito y a decir verdad, no suena nada mal. Al pasar a otro capítulo, la historia no guarda relación con la anterior lo cual hace que la cabeza te siga funcionando. A veces los párrafos son más extensos, lo cierto que algunas situaciones e historias son emocionantes. En la segunda parte la lectura se hace más coherente, circunstancia esta que es de agradecer.
Entre los personajes se encuentra Lechero, Guitarra y la niña Pilatos que a lo largo de la historia va creciendo, que les hace decir.
-“Vivían como si el progreso quedase siempre un poco más adelante en su camino”
-“Estoy dispuesto a apostar lo que tú puedas perder”
-“Era una pareja de enamorados maduros que se comportaban como dos adolescentes temerosos de que sus padres descubrieran la existencia de una relación para la que eran demasiado jóvenes”
La densidad de lo que escribe es muy elevada, pues no todos los días dan un Premio Nobel de Literatura. Con toda seguridad procuraremos leer algún otro libro de la gran dama de la literatura que ha sido Toni Morrison.

Las armas secretas. Julio Cortázar.



Las armas secretas consta de cinco cuentos. Una buena forma de introducirse en el mundo surreal de Cortázar siempre tan superpuesto a lo real. En ellos se experimenta lo que será el futuro literario del escritor.
Así, por ejemplo en:
Los buenos servicios trata a una plañidera contratada para acompañar un velorio, la cual es felicitada por lo bien que lo hace cuando realmente todo lo llorado lo ha sentido.
El perseguidor, es cuento para amantes del jazz, en el que se recrea la metamorfosis que sufre un saxofonista cuando tiene el instrumento en la mano y su lucha diaria por vivir fuera de las notas musicales.

Lituma en los Andes. Mario Vargas Llosa.



Lituma en los Andes fue leído mientras seguía el curso del Danubio en bici, desde sus fuentes cerca de Friburgo, Donaueschingen, en la Selva Negra, hasta Budapest.
Tiene incontables vocablos nativos del Perú así como españoles que rara vez se leen ya pero en ambos casos la comprensión lectora y el castellano salva ese increíble puente que supone el palpitar de las lenguas.
Es una buena oportunidad para conocer el interior de Perú, sus supersticiones y leyendas solapadas a la ilustración y el despotismo del que hace gala Sendero Luminoso. El cabo Lituma, ayudado por su compañero Tomasito ha de resolver tres desapariciones en un pueblo perdido en la sierra.

LOS AMORES PERDIDOS. Miguel de León.

 
El libro es un canto al  amor y la libertad de Arturo Quiner y Alejandra Mineó que se desarrolla principalmente en un pueblito isleño el Terrero durante seis décadas del siglo pasado de la historia de España y en Nueva York, un amor imposible por diferentes circunstancias, además de otros personajes Dolores Bernal una mujer brutal, María Bernal o Rita Cortés todas ellas adelantadas a su tiempo. Desde el principio sorprende que el autor no tenga una formación académica, escribiendo sólo por la pasión de escribir y la intención de entretener, el libro engancha desde el primer momento, pudiendo ser leído a las 5 de la mañana o a las 5 de la tarde.
 Narra un amor tan grandioso que es muy difícil de entender, apoyándose en una amplia colección de hasta 71 personajes. Es una obra que trata sobre injusticias, abusos y violaciones en aquella difícil y complicada época que recuerdo y tocó vivir.
Es un libro de cinco estrellas con una prosa impecable, contiene frases y párrafos extensos que podrían ser destacados pero me inclino preferentemente porque sean leídos con detenimiento. Se tiene la impresión de que al leer, lo que sucede se ve simultáneamente en una gigantesca pantalla de televisión de alta gama.
El único reparo que se le puede poner a título personal es las más de seiscientas páginas que contiene el libro, aún así se lee de manera ágil,  melodiosa y sosegada a pesar de lo truculento, lo que hace que en varias ocasiones se empañen los ojos, por otra parte no le falta ni le sobra nada, te atrapa sin abandonarte para que te traslades a otros tiempos, hace mella y deja huellas. Cuando se llega al final se queda uno algo desilusionado pero la vida es de esa manera.

Diccionario imaginario de un irónico. Manuel Feria.



De imaginario el diccionario tiene poco. Se nota en las definiciones el trazo de la ciencia que las une a la palabra que las origina sin que por ello los aforismos, que Manuel Feria presenta en este diccionario, pierdan esa capacidad para dejar al lector que se divierte al saltar de un vocablo al otro, con una sonrisa ecuestre, y en otras ocasiones con una sonrisa nebulosa en la que es obligado a suspender el pensamiento para entrever qué forma vio el autor en esa nube de letras.
Felicidad: Vida oculta en los matices.
Frigidez: Ardor polar
Futuro: Conjunto de pasados por usar
La portada e ilustraciones de Valina Ivanova, otro placer más a disfrutar.

LOS AMORES EQUIVOCADOS. Cristina Peri Rossi.


El librito de Cristina Peri exilada uruguaya trata de la relación que surge entre personas de distinto sexo (heterosexuales) y personas del mismo sexo (homosexuales) que pueden ser gais o lesbianas, escrito de manera clara y amena con precisos detalles y todas las complicaciones que ello conlleva.
Apunta cosas como que “el mundo es demasiado complicado e inestable como para producir una criatura (hijo) que además no había emitido ningún deseo de nacer”. La mayoría de las personas se oponen a esta idea pues el mundo se despoblaría rápidamente. Lo que sí debería ser cierto es que si nace un niño tiene que ser criado y alimentado; y no que el padre ponga en algunos casos tierra por medio como si con el no fuera nada, pues ha sido el origen del nacimiento de la indefensa criatura.
En total son once historias, unas un poco complicadas y otras realmente sorprendentes que al leer tienes la sensación de flotar en el aire. Por lo visto hacer el amor es el faro por el que se guía,  tratando el acto sexual minuciosamente, para satisfacción del lector.

El mundo de ayer. Stefan Zweig.



Zweig, trasladado al mundo de hoy, puede ser considerado un escritor de best seller. Sus novelas fueron leídas en Austria, su país natal, y en Alemania donde las mismas se consideraron en todos los ambientes socioeconómicos y culturales. Fue traducido a múltiples idiomas. Sus libretos inspiraron a Richard Strauss y sus biografías de personajes históricos son tenidas por obras maestras.
En El mundo de ayer cuenta su evolución como escritor, también como coleccionistas de legajos y objetos en íntima relación con el momento de creación de artistas, compositores y escritores. Pero sobre todo hace una semblanza de cómo vivió la evolución de Europa, como idea de unidad de pueblos, y cómo sufrió la primera guerra mundial y sobre todo cómo pudo lidiar con la emergencia de Hitler y la vivencia del día a día como judío.
El mundo de ayer cobra vigencia en el mundo de hoy.

Los últimos caminos de Antonio Machado. Ian Gibson.



Poesía e historia a un tiempo. De Collioure a Sevilla, aunque en realidad fue al revés. De las fuentes y naranjos a orillas del Guadalquivir al exilio en Francia pasando por Soria, Jaén, Madrid Valencia, Barcelona, al tiempo que evoluciona e involuciona la España del 98, la del 27, las nuevas ideas al margen del control eclesiástico y la debacle civil. El vivir y el sentir del poeta acompañado con sus versos y el amor de Leonor, con quien se casó cuando ella tenía quince años y él le doblaba la edad, y el amor platónico con Pilar de Valderrama, su musa, Guiomar. 

Teoría del viaje. Michel Onfray.


Interesante y curioso. El viaje desde otra perspectiva. El viaje como tal, sin más. El porqué del viajar, ese deseo, ese hecho de sentirnos más pastores que agricultores, más nómadas que sedentarios. Y luego el destino a elegir, el deseo que va en aumento, la planificación o el dejarlo todo a la buena de Dios, lo que hacemos durante el viaje para mezclarnos o para vivirlo en soledad, el atrapar la memoria a la velocidad del diafragma o con un apunte, con un olor o al tacto; el encontrarse con la propia subjetividad en torno a la idea preconcebida de lo visitado. Y luego el regreso, recuperar el lugar deshabitado. 

Los asquerosos. Santiago Lorenzo.


A raíz de un incidente con un antidisturbio en el zaguán de su casa, el protagonista huye hasta dar con una aldea vacía. Cuenta con poca cosa, el coche, algo de comida y la ayuda de un tío suyo por medio del teléfono móvil. Comienza así el discurrir de Manuel en la más absoluta soledad a la que va cogiendo regusto, en la que acaba encontrándose cómodo, cada vez menos dependiente de las comodidades de la ciudad.
Hasta que llega una señora a alquilar la casa contigua. Con ella sus hijos, sus nietos, sus amigos, los amigos de sus amigos, todos ellos con la idea de huir de la civilización pero sin olvidar sus coches, televisiones y cuantas comodidades y obras en la casa sean necesarias. Manuel pone en marcha un plan para acabar con esos asquerosos de ciudad.

Contada con un lenguaje en ocasiones erudito y en otras de barrio la trama engancha y pone en un brete al lector que acaba entonando el mea culpa por sus comportamientos asquerosos en ciudad y campo.





Diez años después de La catedral del mar, Ildefonso Falcones regresa de nuevo a ese mundo que tan bien conoce, la Barcelona medieval. Y lo hace recreando una vez más a la perfección esa efervescente sociedad feudal, prisionera de una nobleza voluble y corrupta, y la lucha de un hombre por salir adelante sin sacrificar su dignidad.


Barcelona, 1387. Las campanas de la iglesia de Santa María de la Mar siguen sonando para todos los habitantes del barrio de la Ribera, pero uno de ellos escucha su repique con especial atención… Hugo Llor, hijo de un marinero fallecido, a sus doce años trabaja en las atarazanas gracias a la generosidad de uno de los prohombres más apreciados de la ciudad: Arnau Estanyol.
Pero sus sueños juveniles de convertirse en constructor de barcos se darán de bruces contra una realidad dura y despiadada cuando la familia Puig, enemiga acérrima de su mentor, aproveche su posición ante el nuevo rey para ejecutar una venganza que llevaba años acariciando.
A partir de ese momento, la vida de Hugo oscila entre su lealtad a Bernat, amigo y único hijo de Arnau, y la necesidad de sobrevivir en una ciudad injusta con los pobres.

LAS BUENAS INTENCIONES. Max Aub


Max Aub nace en París y muere en México; sus padres huyen de la Guerra Europea y se establecen en España, a la que posteriormente tienen que abandonar debido a la dictadura. En el exilio escribió: “El laberinto mágico” que comenzó con “Campo cerrado” terminando veinticinco años después con “Campo de almendros”. Narrador infatigable, también ha escrito cuentos, poemas ensayos literarios y una gran cantidad de libros con una rica prosa de alto contenido muy convincente. Su literatura encuadra en el realismo transcendente, bajo una vertiente vanguardista escribió “Crimen, Una botella o Espejo de avaricia”, motivo por lo que fue perseguido; es de destacar el hecho de que adopta la lengua castellana para su creación literaria,
Algo similar le sucedió a nuestro Agustín Espinosa figura representativa del movimiento vanguardista nacido en 1897 en el Puerto de la Cruz que, al publicar la obra surrealista “Crimen” es atacado por la sociedad conservadora, siendo inhabilitado como catedrático de Lengua y Literatura. Fallece en 1939 en los Realejos con 41años.
Las BUENAS INTENCIONES es el retrato de Agustín Alfaro  viajante de comercio y su familia segoviana tratada con un punto de ironía, donde Max se muestra inflexible con la burguesía de la época, a la que hace culpable de los males de España a principio de siglo XX. Por último mencionar que el libro ha sido anteriormente comentado por Javier en éste Blog. 

Elizabeth Costello. J. M. Coetzee.



Elizabeth Costello es una afamada escritora que en los distintos capítulos es invitada para dar una conferencia. En ocasiones se recrimina el haber aceptado ya que a buen seguro su abordaje del tema a tratar no será de buen gusto para la audiencia. En otras ocasiones no preguntó previamente por el resto de oradores y tendrá que compartir mesa con otro escritor que no es santo de su devoción. En una ocasión, hasta lo tiene que hacer con su hermana, famosa por su obra misionera.
Su manera de enfocar el trato a los animales y su sacrificio para alimentar a la población en unas ocasiones, en otras la forma de tratar el amor o la religión obligan al lector a plantearse los juicios por ella propuestos o bien optar por entender que son cosas de vieja.

LA DAMA ERRANTE. Pío Baroja

  Se encuentra en la bibliografía del BAÚL DE LOS CANGREJOS, y fue localizado en el volumen ll de la obra completa de Pio Baroja, editado en papel Biblia a doble columna con un cuerpo de letra pequeño con lo cual la lectura para la edad que peina uno, se hace laboriosa, pues no pude encontrar la trilogía: LA RAZA
LA DAMA ERRANTE forma parte de la trilogía donde también se encuentra LA CIUDAD DE LA NIEBLA Y EL ÁRBOL DE LA VIDA. La primera, tiene su fundamento en el atentado sufrido por Alfonso Xll al casarse en 1906; el doctor Enrique Aracil y su hija María conocen a Nino Brull terrorista catalán (desde aquella época los catalanes hacían la guerra) por lo que padre e hija al verse involucrados, tuvieron que huir a Portugal. La escritura es profunda e interesante donde se aprende sobre aspectos de la vida y las personas. Narra cualquier cosa que les suceda a María y a su padre sin ahorrar ningún detalle siendo la lectura muy entretenida, manteniendo la expectativa.
NIEBLA era, lectura obligada para los estudiantes de sexto curso de Bachiller en el Instituto Canarias Cabrera Pinto en la asignatura de Lengua y Literatura impartida por D. Germán de Granda (catedrático de pata negra) todo un lujo de profesor, cabe recordar la cubierta en azul del libro, editado en la colección Austral, pero como había otra opción, no se leyó a D. Pio en aquella época juvenil, teniendo que esperar hasta ahora; D. Pio, retoma las andanzas del doctor y su hija en Londres, con todo tipo de detalle, el doctor se casa y ella tiene que trabajar muy duramente para poder vivir. Las conversaciones que se establecen son de una elocuencia y una formalidad avasalladora. Menciona a Dickens y a otros escritores ingleses, también a Dostoyevsky. María encuentra el amor en Vladimir pero no es correspondida.
En El ÁRBOL DE LA CIENCIA da a conocer su punto de vista de la Universidad Española, en los personajes Andrés Hurtado y Julio Aracil que se encuentran en el Instituto de San Isidro para iniciar las clases de Química al principio de la carrera de Medicina, curiosamente fue el Instituto donde tuvieron lugar en 1978 los exámenes de las oposiciones para obtener una plaza de profesor Agregado de Enseñanza Media

Los desertores. Joaquín Berges.




La batalla de Somme es la batalla de las trincheras, de los primeros carros de combate, de la artillería incesante, del barro, de los poetas de la guerra, del cráter de la mina de Lochnagar, en La Boiselle, (vale la pena copiar y trasladar a Google para verlo) de los muertos por doquier de uno y otro bando (más de un millón). La batalla es recordada principalmente por su primer día, 1 de julio de 1916, en el que los británicos sufrieron 57 740 bajas, de las cuales 19 240 fueron mortales. Constituye la batalla más sangrienta en la historia del ejército británico.
No es de extrañar que sabiéndose muertos por la espalda si intentaban regresar, o en el pecho por el enemigo, se constituyesen grupos de soldados de varias nacionalidades que vivieron en tierra de nadie, a la espera de una oportunidad para desertar. Algo más de trescientos de ellos fueron fusilados por el ejército inglés al ser apresados tras su deserción.
De uno de ellos, de Albert, trata esta novela. Más bien del epitafio que su padre inglés ordenó escribir en su tumba que se encuentra en uno de tantos cementerios como hay en esa región de la Picardía. Hasta allí se dirige Joaquín. Su historia, la razón de llegar hasta la tumba, se mezcla con su vida personal en España y la de su familia que logra encontrarlo entre cementerios.

Los demonios. F.M. Dostoyevsky.




El autor vivió deportado algunos años en Siberia al pertenecer a un grupo rebelde a ojos zaristas. Su permanencia en los infiernos engrandece su escritura. Esta vivencia y la muerte de un terrorista ruso le hace plantearse la dinámica interna de las primeras células terroristas que llevan el nihilismo imperante en Europa al extremo ruso: el poder a través de la destrucción, la vuelta a la nada como única forma de poder crear algo nuevo.
De forma lenta, unas trescientas páginas, Fiódor va esbozando la sociedad Rusa, su aristocracia y la vida del campesino en una ciudad a camino entre Rusia y Petersburgo. De Suiza llegan los emigrados y las ideas. Se constituye una célula de cinco personas dispuestas a crear el caos en una sociedad con pocos visos de modificar el estatus. Son los inicios de la futura revolución.
En las setecientas restantes se descubre el nudo y desenlace. En medio, reflexiones sobre el valor de la vida, de las ideas y un enorme despliegue psicológico en los personajes que no dista de ser aplicable a cualquier célula terrorista actual.

MEMORIAS DE ÁFRICA. Isak Dinesen


La baronesa Karen Blixen viaja a África donde su marido ha comprado una gran extensión de terreno que alberga una granja. Desde que llega se siente profundamente enamorada del paisaje, su gente y sus tradiciones. Escribe un libro “Memorias de África” con el seudónimo de Isak Dinesen muy digno de ser leído; a pesar de lo truculento de la situación se lee sosegadamente, el cual ha sido llevado a la gran pantalla, siendo premiado en el 86 con siete estatuillas en la noche de los Oscar La lectura es exquisita y  transporta a otros lugares y a otra dimensión dando la sensación de estar muy lejos en el tiempo. A medida que transcurre todo se va haciendo más asequible. La descripción pormenorizada que hace del paisaje es excepcional, Se enamora de los africanos: los nativos kikuyos, los somalíes y los masáis lo que le hace escribir que “las muchachas somalíes son jóvenes y cautivadoras, hermosas e inteligentes”. Sintoniza con los africanos poniéndose en su misma piel.
 De origen danés era una mujer excepcional como la mayoría de las mujeres, siempre peleándose con las autoridades de Nairobi la capital de Kenia. Fue capaz de llevar su rica vajilla y su cristalería fina hasta su residencia africana, pues gozaba de la vida y de la amistad con sus semejantes, por lo que casi siempre tenía amigos invitados en su casa. Se rodeó de un considerable número de aparceros, que a cambio de la tierra le tenían que trabajar  determinados días del año. Su gran pasión fue la construcción de una plantación de café con su correspondiente secadero y todo lo necesario para exportar el café a Inglaterra. Se siente auténticamente enamorada de la plantación.
A lo largo de su estancia en el continente se encuentra con  una serie de personas que llaman la atención. Ejerce de enfermera y encuentra en la pradera al insignificante niño nativo llamado Kamante enfermo y desnutrido  para el que la autora opina que es “la cosa más digna de piedad que podía imaginarse”. El viejo Knudsen para el que escribe que: “suficiente cantidad de sufrimiento se concentre en un solo punto” El gran jefe kikuyo Kinanjui.
Son espectaculares las fiestas que organiza en la granja coincidiendo con las gnomas  (danzas nativas de los masáis y los somalíes) llegándose a reunir miles de personas. Siempre hay amigos en su casa y llega a enamorarse del cazador británico Danys Finch el cual al regresar de sus safaris se quedaba en la granja donde había instalado sus pertenencias y sus libros; poseía un aeroplano donde llevaba a Karen para disfrutar y sentir el inimaginable paisaje Africano.
Debido al cambio climático el negocio del café va transformándose en poco rentable, pues disminuye la producción y el precio, por lo que tiene que vender la granja. Por si fuera poco su amigo sufre un accidente con el aeroplano junto con su criado siendo enterrado en unas colinas desde donde se ve la casa. Por otra parte  no sabe qué hacer con su gente por la que teme por su futuro. Después de mucho esfuerzo y tiempo el gobierno concede una parte de la reserva forestal a los aparceros pues no querían ser separados con lo que la escritora regresa a Europa donde muere.

La vida breve. Juan Carlos Onetti.



La vida breve no solo fue breve sino intrépida y rocambolesca durante la primera parte de su lectura. Los sonidos provocados por la actividad amorosa de una mujer al otro lado de la habitación dan pie al protagonista para imaginarla tanto a ella como a sus visitas. A ello se une la vivencia que aporta la cicatriz del pecho operado en su esposa y la necesidad de crear un guión para la agencia publicitaria para la que trabaja que dará lugar a las fantasías de un doctor.
Con maestría, Onetti, acaba mezclando los caminos de personajes de ficción y realidad.
La segunda parte se me hizo extensa y tediosa o bien yo no tenía la cabeza.

Trilogía de la guerra. Agustín Fernández Mallo.



La trilogía de la guerra ofrece tres escenarios para una misma representación: la guerra. Pues, todas las guerras son la misma.
En el primero de ellos salen a la luz recuerdos de la guerra civil a través de la isla de San Simón en la ría de Vigo, que fuera antes una leprosería. En el segundo, un cuarto cosmonauta del apolo que facilitó la primera huella humana en la luna y luego fue piloto de caza recuerda su vida anónima. En el tercero, una mujer viaja a Normandía en busca de recuerdos del desembarco.
Las tres historias se tejen con nexos comunes: la guerra, la vida.

Soledades. Luis de Góngora.



Quienes estudiamos bachillerato antiguo abrimos sobre nuestros pupitres Lengua y Literatura Española. Unos libros de texto de Lázaro Carreter. El de sexto curso, Antología, tenía en su portada los retratos de Cervantes, Shakespeare y Dante entre otros. Llegados al siglo del Barroco teníamos que hacer frente a Lope de Vega, Quevedo y Góngora.
En la mente permaneció Quevedo, por satírico y divertido pero de don Luis solo quedó flotando la sensación de rareza e incomprensión, a la espera de que no cayera en el examen.
Las Soledades, a pesar del extenso estudio previo incluido en ediciones Cátedra, de las anotaciones por estrofa que ayudan a atisbar una posible comprensión, no son fáciles de digerir. Con razón a los dieciséis años no queríamos oír hablar de estas soledades. Cuánto conocimiento aristotélico y de las deidades griegas, cuántos jeroglíficos verbales. Cuantos renglones por comprender.
Creo no haber leído nada tan complejo. Y al mismo tiempo tan innovador.

Tango satánico. László Krasznahorkai




Un extraño doctor anota en un diario la vida de sus vecinos. Tiene un cuaderno para cada uno de ellos y desde su ventana da vida a los pocos personajes que aún perviven en una explotación abandonada en una remota región rural de Hungría. Sus vidas son monótonas, carecen de futuro, hasta que llega Irimiás tras haber abandonado el poblado. De él esperan que tenga un plan, que revitalice la zona. Con él esperan zanjar viejas rencillas y amores. Mientras Irimiás urde un plan para sacar a sus vecinos del marasmo, el doctor sigue rellenando cuadernos.

EL BAÚL DE LOS CANGREJOS. Javier González.


Javier González conocido por todos y médico del Pabellón Municipal de Deportes ha escrito su cuarto libro: EL BAÚL DE LOS CANGREJOS y se lo ha dedicado a Ita, desaparecida en la espera. El libro ha sido escrito con mucho cariño y dedicación, además por circunstancias de la vida ha tenido que  escribir sometido a una gran presión. Abarca los cinco últimos siglos de lo que pasó o pudo haber pasado en el Puerto de la Cruz y se encuentra distribuido en quince capítulos con una atrayente e inmaculada prosa.
El libro es entretenido e instructivo para aquel que le importe algo el Puerto y para el que no, también; emplea un lenguaje claro y transparente, salpicado de palabras antiguas de hace más de dos generaciones. Los primeros comentarios que me aportan, indican que al leer tiene uno que disponer no muy lejos de un drae para no quedarse embobado. Podría colocar una serie de palabras que conozco, aunque otras, bastante, es la primera vez que tengo noticias de ellas. Aun cuando solo tenga un interés personal, ahí van algunas:
Arrufo ; faltriquera ; mucama ; verijas ; maguas ; cardumen ; bejeque ; firringallo ; grao ; alilayas ; arrampló ; chaputines ; gabelas ; embullada ; jalapa ; estevadas ; zaragates ; boladas ; margulliam ; halando ;  apotala. Podríamos continuar, pero como muestra es suficiente.
La escritura es un dialogo permanente de personajes de la ficción y la realidad. Para poner a interactuar a la gran cantidad de personajes, el esfuerzo ha de ser titánico. Busca  relacionar con lecturas de la bibliografía, para lo que otro ser tendría que vivir otra vida sin saber si tendría tiempo suficiente.
Me resulta curioso que los pescadores no sepan nadar; el abuelo Gregorio decia que si pasara algo aprendería sobre la marcha, aspecto que creo. El Puerto ha sido un sanatorio para los extranjeros, donde venían a curar su tuberculosis y otras enfermedades del aparato respiratorio.
Aventuro que si el muelle no se hizo  en la época en que vivía D. Agustín de Betancourt, tengo la más completa seguridad de que no se hará.
El libro es una joya que merece ser regalado, al cual se le podría dar una segunda y una tercera… lectura.

DÍAS DE AMOR Y DE GUERRA. Tahmina Anam


Tahmina, escritora bengalí nacida en Dhaka en 1975 es doctora por la Universidad de Harvard y vive en Londres.
El libro narra la historia de Reana Haque una mujer que sola y con dos hijos vive con los Sengupta y la señora Rahman, junto a sus inquilinos la señora Chowdhury con su hija Silvi, en un barrio de clase alta en Daka, perteneciente a lo que antiguamente era Pakistán oriental, en la actualidad Bangladesh.
Su felicidad la constituye sus hijos Sohail y Maya, pero la guerra por la independencia de Bangladesh le convulsiona a todos la vida situándose en la difícil disyuntiva de tener que elegir entre su país y sus hijos.
Emotiva novela donde la escritora logra imprimir el ambiente y la mentalidad  oriental; describe la guerra con sus horrores y también la dictadura de los gobernantes, que llegan a querer convencer al pueblo de que un bengalí no puede gobernar Pakistán, los bengalíes se impondrán al régimen fascista de los pakistaníes; al final se da cuenta para su decepción de que mientras sus hijos serán siempre el centro de su vida ella irá paulatinamente desapareciendo del centro de la de ellos.

Abecedario de la pólvora. Yordán Radíchkov.



Los Balcanes, esos desconocidos. Allí escribió Radíchkov en tiempos convulsos para su país, Bulgaria.
Por primera vez se abordaban cuestiones como la revolución socialista o la resistencia antifascista huyendo de la simplificación y el ensalzamiento ideológico impuestos por el realismo socialista. Las historias que lo componen, a la vez sencillas y profundamente bellas, están impregnadas de una sabiduría popular que entronca con la tradición y el folklore búlgaros. Una puerta a un pequeño mundo rural y rico en elementos fantásticos (lo que le valió el calificativo de realismo mágico balcánico), poblado por héroes anónimos que, bien conduciendo un carro lleno de jarros y vasijas, amasando el pan cada mañana o tallando la piedra en las canteras, reivindican su papel en la epopeya de lo cotidiano.

Ahora me rindo y eso es todo. Álvaro Enrigue.



Eso fue lo que dijo Jerónimo: Ahora me rindo y eso es todo. Con esta frase, el gran jefe de los Apaches, se puso en manos del ejército americano para ser conducido desde El Paso, Nuevo México, al estado de Florida donde fue exhibido. Previamente, esta etnia amerindia ocupó un territorio al norte y sur de la actual frontera entre México y EEUU. Desde el estado de Sonora al de Chihuahua, desde Arizona a Texas, los apaches no sabían de fronteras.
Cuando me regalaron el libro su autor me resultó conocido. Hace algunos años leí Muerte Súbita, y me encantó. En esta ocasión se vuelve a disfrutar de la capacidad narrativa en el primero de los capítulos de los que consta esta extensa novela. La búsqueda de una mujer raptada por los apaches da pie a la elaborada tensión narrativa así como a la inclusión de saberes de la cultura apache. El segundo capítulo, siempre bien narrado, parece más una wikipedia; en él se mezclan posibles notas biográficas usadas para confeccionar el universo de la apachería con un viaje familiar del narrador por la geografía desértica en la se movieron los apaches. En el tercero, el lector se encajona en uno de esos desfiladeros usados para las emboscadas en el que el lector recibe un fuego cruzado donde las tres historias no dan tregua.

Duelo de alfiles. Vicente Valero



Escribe el autor en la página 121: No podía decir –estirando mucho, por su puesto, aquel hilo íntimo e infinito que nos permite seguir en la oscuridad el rastro informe de todas las confluencias- que me encontrara del todo desvinculado de aquellas y de otras muchas circunvalaciones, visibles o invisibles, de aquellos pasos, libros, sueños, cartas, deseos, cuadros, augurios, temores: fragmentos esparcidos que habían encontrado en mí, como lector viajero, durante unos pocos día y en unas pocas páginas de cuaderno, a su más insospechado y perplejo imán.
Quien imanta a Valero son los pasos confluyentes de cinco grandes escritores: Nietzsche, Rilke, Kafka, Benjamin y Brecht.

MUJERES DE OJOS GRANDES.Ángeles Mastretta. RECUERDOS Y REALIDAD DE LA MUJER TEGUESTERA. Josué Ramos






Al conmemorarse el Día Internacional de la Mujer y el Día Internacional de la Mujer Rural he tenido la inmensa suerte de encontrar estos dos libritos.
La mujer ese ser que lleva un hijo durante nueve meses en el vientre y toda la vida en su corazón, ha sido injustamente tratada, pues desde edad temprana ha tenido que trabajar y sufrir.
En la época en que sitúa los personajes Mastretta natural de Puebla (México), la mujer era educada para tener marido, hijos y casa, ese era todo su pobre horizonte, aunque en muchos aspectos, sean muy capaces de eclipsar a los hombres. Mujeres de ojos grandes muestra una serie fruto de la imaginación de la autora a las que llama tía; la tía es la hermana del padre o de la madre en relación con una determinada persona. En mi caso las tías por línea materna se llamaban: Antonía, Aurelia y Conchita. En el caso que nos ocupa son 36 tías que dan origen a igual número de capítulos, aunque unos más extensos que otros, escritos con una exquisitez que le pertenece sólo a la mujer. Anécdota curiosa es la mención que hace del tío Abelardo, utiliza algunas palabras para las que necesariamente hay que emplear el diccionario. Se detiene en una abuela que ha cumplido 103 años, la cual tiene vivos a cinco de sus hijos, y le han dado nada menos que setenta y dos nietos.
La lectura es entretenida y sorprendente dando al final un consejo para la vida: “No arruines el presente lamentándote por el pasado ni preocupándote por el futuro”.

En el caso de “la mujer teguestera” las dificultades eran aún mayores, pues a la condición de mujer se añadía el tener que vivir en el mundo rural con lo que tenía que dedicarse a labores del campo y al cuidado de los animales. En este caso han abierto su corazón veinte mujeres extraordinarias que hacían con su trabajo lo posible y lo imposible por el bienestar de su familia. Nacieron en los años 30 época de guerra y de dificultades para obtener alimento, pues había bien poco para comer y tenían que emplear la imaginación para poder subsistir. La más longeva de estas heroínas es Dª. María la maestra que ha alcanzado la edad de 92 años y nunca le puso ninguna dificultad a ningún niño, pues la puerta de su escuela  siempre permanecía abierta. Otras mujeres tuvieron que emigrar a Venezuela donde se casaron con maridos que eran del mismo pueblo, regresando al pasar el tiempo nuevamente a Tegueste, una extensa zona próxima a La Laguna que abarcan los caseríos del Portezuelo, las Toscas, el Socorro, Pedro Alvarez y el propio núcleo Teguestero.
El libro nostálgico y emocionante ha sido editado por el Ayuntamiento de la Villa de Tegueste como homenaje y reconocimiento hacia la Mujer.


Los volcanes de Canarias. Varios.




Siempre ha llamado la atención en el archipiélago el que seamos tan distintos a pesar de existir una comunicación visual entre sus islas. En los habitantes aborígenes las diferencias son claras: desde la cerámica a los enterramientos. Si hubieron de llegar por mar, parece extraña la poca curiosidad por establecer contacto con alguna isla vecina. Al igual ocurre en la actualidad, en un tiempo de comunicaciones y globalidad, por suerte, los palmeros siguen con su hablar canoro, los herreños con su buen castellano, los canariones continúan jugando a los “dado en las duna a las do” y los gomeros de tontos no tienen ni un pelo.
¿Y si esas diferencias fuesen geológicas a pesar de tener el archipiélago un origen común de carácter volcánico? Tan iguales y tan distintas. En unas está presente el estrato basal, en otras las playas levantadas, los restos fósiles de corales, los deslizamientos, la actividad magmática reciente en los dos extremos del archipiélago, el adormecimiento inexplicable como en la Gomera.
Qué bueno poder contar con este gran laboratorio geológico en nuestras islas y qué poco provecho le sacamos.

NECESITAMOS NOMBRES NUEVOS. NoViolet Bulawayo


NoViolet Bulawayo seudónimo de Elizabeth Zandile, natural de la República de Zimbabue, uno de los países con un índice de Desarrollo Humano más bajo, ha obtenido a sus 38 años numerosos premios literarios y ha sido finalista de otros. En la actualidad es profesora de la Universidad de Stanford ubicada en California.
Escribe con una prosa interesante, sincera y fresca sobre la capacidad infinita que poseen los seres humanos para hacerle frente a las adversidades que presenta la vida en cualquier lugar de este mundo.
El libro se inicia en un barrio de chabolas denominado nada menos que Paraíso, donde Darling la protagonista, con sólo 10 años se mueve acompañada de sus amigos con la frescura y sinvergonzonería propia de la edad y el lugar. Como el hambre aprieta no le queda más remedio a la pandilla que dedicarse a robar guayabas en Budapest, un barrio cercano habitado por personas de raza blanca, puesto que no tienen para comer. Además vienen las excavadoras destrozándolo todo, derribando las casas y las escuelas, para colocar en otra zona a la pobre gente. La verdad que se oye el ruido de las palas mecánicas. Por otra parte Chipp con once años, componente de la pandilla se encuentra embarazada y hay que ingeniárselas para que pueda abortar. La venida del padre enfermo da mucho de sí. La tía Fostalina se encuentra en Estados Unidos y quiere que Darling emigre, pero al llegar se da cuenta que no era la tierra prometida. El episodio sobre la nieve es digno de ser recordado. A medida que se va avanzando en la lectura, van creciendo los
personajes, con lo que los problemas van siendo mucho más serios; se incrusta en el corazón la frase “teníamos miedo de que nos detuvieran por educar a nuestros hijos como nos educaron a nosotros”
Llega el momento, casi sin darte cuenta en que pasas la hoja y el libro termina con lo que lamentablemente también lo hace la lectura.